Plomado de línea

Uno de los elementos básicos en el carpfishing y que representa a la perfección lo que representa esta modalidad es el PLOMO. El Carpfishing es una modalidad que ha perfeccionado hasta los límites la pesca tradicional de fondo. El plomo y el anzuelo quizá sean los únicos elementos que todavía unen a ambas modalidades en lo que a técnica se refiere. 

Si pudiéramos observar dentro del agua la presentación de un plomo típico de pesca a fondo y un plomo especial para carpfishing, dependiendo del tipo de fondo podríamos no ver el segundo. ¿Y por qué? Porque los plomos diseñados para nuestro modalidad han apostado por el camuflaje para acompañar en la presentación del cebo. Hay que entender que la pesca tradicional no se detiene en estos detalles. Se usan los plomos tal como son, con ese típico color grisáceo visible a la distancia. Si estamos pescando en aguas cristalinas, no os podéis imaginar la profundidad a la que puede estar un plomo y le seguiríamos viendo.

De la necesidad de evitar esos destellos frente a la luz y camuflarse entre el fondo como una piedra más, nacen los plomos típicos del carpfishing. Las formas han podido variar en menor o mayor medida pero si es cierto que se ha apostado por la evolución y, a mi juicio, hemos salido ganando.

Los pescadores españoles de carpfishing hablamos del peso en gramos, así pescamos normalmente con plomos entre 40g y 150g, pero los pescadores europeos hablan en onzas. La equivalencia es sencilla: 1 onza equivale a 28 gramos.

Dependiendo de las aguas en las que vayamos a pescar, emplearemos plomos con unas características determinadas y un peso equivalente. Para empezar, distingamos las dos técnicas de uso de los plomos en función de cómo situar el plomo en la línea:

Sistema IN-LINE o fijo (en línea)

La línea principal atraviesa el plomo mediante un tubo interior de plástico. Este sistema es conveniente usarlo en fondos con cierta dureza, preferiblemente arena o grava. El peso del plomo se sitúa en la zona delantera favoreciendo la clavada.

Sistema CLIP o semifijo 

Recomendado para fondos más blandos por ser más resistentes a hundirnos el cebo, el plomo dispone de un emerillón y su enganche a la línea principal se realiza a través de un clip. Este montaje es el más usado por los pescadores españoles y el exigido en muchos de los lagos franceses. Permite intercambiar el tipo de plomo con extrema facilidad.

sistemas

Conocidos ambos sistemas elementales, véamos a continuación tipos de plomos que nos ofrece el mercado en ambos sistemas:

Plomo pera plano (flat pear swivel or flatliner pear inline): se le denomina así por la forma que tiene. Es un plomo muy empleado en nuestra modalidad de pesca. Su forma plana favore su agarre al suelo, concentrando su peso haciendo un contrapeso perfecto ante los movimientos de la carpa. Lo emplearemos para conseguir largas distancias aunque es ideal para pescar en las orillas de los ríos, no rueda. Es el plomo que más se asemeja a piedras naturales. Con emerillón pescaremos sobre arcilla o cieno.

Plomo pera dado (square pear / inline): Una modificación del plomo pera plano. Su forma de dado le hace concentrar aún más el peso del plomo favoreciendo la clavada. Sus cuatro lados hacen imposible al pez girarlo por el fondo. Muchos pescadores lo consideran el plomo perfecto, tanto en lagos como en ríos. Evita enredos con su lado cónico hacia el emerillón o línea.

Plomo pera clásico (pear): Clásico plomo en forma de pera indicado para conseguir largas distancias en nuestro lance. Dada su forma, similar a una pera, es fácil introducirla dentro de bolsas de pva acomodándola en las esquinas como si fuera un boilie.

Plomo grippa (grippa): Estos plomos tienen un diseño específico que favorece el agarre al fondo donde estemos pescando, de ahí que sea recomendado su uso en ríos donde puede haber intervalos de corrientes. Con menos peso podemos conseguir una gran resistencia en el agua al mismo tiempo que conseguiremos lances a gran distancia. También un plomo equivalente al grippa con grandes adeptos es el Plomo donut, debido a su forma.

Plomo larga distancia (Distance casting / Flatliner & Skyliner distance / Tournament Casting): Son plomos cuya forma aerodinámica nos permitirá alcanzar grandes distancias de lance. El peso no está tan concentrado en la parte delantera. No obstante, de los que muestran la imagen, únicame el Flatliner (4 caras) nos dará más seguridad de que no ruede en el fondo en escenarios con corriente.

Otros: plomo cebador (bait up method feeder) y plomo anti-memoria (twist/spin): Los primeros de ellos incorporán un plomo de unos 40-50gr y con una forma de pera vacía permiten incorporar engodo o method mix que sirva de atrayente al ciprinido. El segundo es un plomo específico que suele usarse para que el hilo pierda la memoria adquirida por el uso del barco cebador (Gardner lo denomina Spin Doctor).

Existen otros plomos muy específicos de esta modalidad de pesca con muy distinta aplicación a los que acabamos de explicar. Se trata de los plomos traseros. La utilización de plomos traseros (backleads en inglés) puede solucionarnos muchas veces el inconveniente de pescar en rios donde baja constantemente maleza, en zonas donde varios tripodes tienen que convivir en muy poco espacio evitando el cruce de lineas, etc. 

Los plomos traseros, como su propio nombre indica, son unos pesos que se ponen en la línea a la altura de la punta de la caña y se dejan deslizar por la línea ya lanzada para sumergirla pegándose ésta paralelamente al fondo de río o embalse. Se trata de un plomo que sumerge las líneas desde la caña hasta el anzuelo, o lo que es lo mismo pega al fondo la línea principal, así se evitan muchísimos líos si estamos pescando juntos, ya que si no se ponen, los cruces de líneas cuando una carpa pica, serian casi inevitables.

También sirve para evitar el aire: en algunos pantanos de nuestro país el aire a veces es tan fuerte, que las alarmas no paran de sonar, y puedes acabar volviéndote loco, así que como no tengas una alarmas que tengan el dispositivo para regular la sensibilidad, los plomos traseros pueden ayudarte muchísimo (aunque puedes meter la puntas de las cañas en el agua y así evitar estos problemas), pero aun así a veces es tan fuerte el aire que las hace sonar, debido al oleaje.

Otro uso que le podemos dar. Cuando vamos a pescar en solitario, como en algunos sitios que puedes pescar con 3 cañas (hay gente que pone incluso más), la verdad es que no es nada gracioso que te pique un carpón, y como estas sólo y sin traseros, pues la carpa te empiece a liar todas las cañas (sobretodo cuando está a 10 o 15 metros de la orilla que te pega esas últimas carreras) y las alarmas venga a sonar y tú peleando la carpa. No es nada agradable, además que te puede hacer perder el pez. Los simples traseros, siempre que estén bien puestos, pueden evitarte esos líos.

Hay varios tipos, pero a mi razón, los más utilizados son los “plomos captivos” (en la imagen el plomo que queda unida a la línea amarilla). Seguramente son los más seguros y cómodos que hay, ya que una vez que pica la carpa, se da un cachete y el plomo se libera de la línea, ya que tiene un dispositivo parecido al de algunos swingers. El problema radica si no se suelta al instante. ¿A quién no le ha pasado que no se ha soltado el plomo, y sale disparado del agua hacia arriba? Esto no suele pasar si el tirón se realiza paralelo al plomo. Es recomendable utilizarlos de 90gr en adelante, de tal forma que es más difícil que salgan disparados del agua sin haberse soltado.

Existe otro tipo que se utiliza menos, que son los que van dentro de la línea. Son plomos que en la parte de arriba tiene una anilla que se abre, y se introduce dentro la línea para luego dejarlo caer al agua. Lo malo de estos plomos es que la pelea de las carpa se tiene que hacer con el plomo deslizando por la línea y así hasta que llega al anzuelo. Si se enreda el plomo, nos producirá serios problemas para capturar al pez, ya que no podremos recoger y habrá que acercarlo hasta la punta de la caña y desliarlo, destensar todo el hilo. Todo esto con la captura clavada....con lo que eso significa.

El mercado también ofrece la posibilidad de hacernos nuestros propios plomos o bien adquirir plomos clásicos de mar sin camuflar, algo que nos saldrá muy rentable. Podemos encontrar una gran variedad de tipos, en este caso hemos utilizado los de la marca Anchor. Existen dos tipos de camuflaje, uno verde para fondos oscuros o con algas y otro de color claro para fondos de grava. Ambos son muy duraderos y muy rentables, pudiendo utilizar un solo bote para camuflar hasta 50 plomos.

Explicaremos a continuación los pasos necesarios para camuflar nuestros propios plomos:

      • Primero, agarraremos firmemente con unos alicates el plomo por su emerillón y procederemos a tornearlo en el fogón de casa o de un camping gaz. El tiempo aproximado suele ser hasta que tome un aspecto brillante y reluciente el plomo, es decir, unos quince o veinte segundos.
      • En segundo lugar y de forma rápida, espolvorearemos con ayuda de una cuchara, el polvo sobre el plomo cubriéndolo por completo excepto el emerillón, algo que dejaremos para el final. Una vez cubierto, volvemos a calentarlo en el fogón para derretir el polvo y que así quede homogéneo. Esta operación se puede repetir las veces que deseemos hasta que quede a nuestro gusto.
      • Finalmente y para terminar el proceso, introducimos el plomo en agua fría unos segundos para que el camuflaje se endurezca. Una vez realizado esto, camuflaremos el emerillón de la misma forma que hemos hecho con el plomo. Hay muchos plomos que no disponen de emerillón. En estos casos, nos será más fácil camuflarlos si nos ayudamos de un simple tornillo que introduciremos en el orificio del plomo para posteriormente agarrarlo con los alicates.

elaboracion


separacion

foro