Factor suerte

Febrero 2018. Después de un crudo invierno, llegan los meses de marzo y abril tan esperados por todos los carpistas, se trata sencillamente del renacer del carpfishing de forma anual, una época muy esperada por todos los pescadores que practicamos esta modalidad.

La temperatura se muestra más benévola  a lo largo de la geografía española desde primeros de marzo. Unos grados de más, hacen que nuestras queridas carpas comiencen a moverse y tener algo más de actividad, lo que se traduce en mayor movimiento y por lo tanto, mayor necesidad de alimentarse después de un largo y duro invierno. Este proceso que resulta ser progresivo desde primeros de marzo, culminando con la prefreza en la que adquieren una actividad completa durante los meses de abril y mayo, se produce más prematuramente en zonas como Extremadura, siendo más tardía en Catilla la Mancha y otros embalses más al norte. Es una época en donde  esos grados de más en España y con los últimos coletazos del invierno, las carpas y barbos aumentan el ritmo de su metabolismo, su actividad y en consecuencia nuestras capturas. Son fechas de ejemplares de calidad, en donde las grandes carpas gozan de una espléndida librea todavía invernal, intacta y cuasi-perfecta.

Técnica y cebado

Han finalizado las fechas en donde los ciprínidos se mantenían con el metabolismo ralentizado, intentando evitar un excesivo gasto energético, con apenas desplazamientos y un bajo nivel de ingesta de alimento natural. Comienza el momento de tentarlas con regularidad y aprovechar su reciente actividad. La mayor ventaja que tienen estas fechas, son las cantidades de cebo con que debemos atraerlas, pues no necesitaremos realizar grandes cebados al estar las aguas todavía frías y encontrarnos con una actividad de los peces en consonancia con esta.

edu3

Se trata de una situación frágil, pues a mi parecer son cantidades muy exactas, teniendo tacto al elegir dichas cantidades de cebado que deben de terminar sin saciar al pez y dando como resultado una buena carrera. Está claro que no son fechas para elegir puestos de bonitas playas de grava con profundidad progresiva, ni agradables reculas poco profundas. Podemos decir que nos encontramos a punto de tomar esas posiciones, pues la freza se acerca y en muchos lugares de España ya están en ello.

Deberemos incrementar por tanto las cantidades de pellets, boilies y semillas en comparación con los meses de enero y febrero, pero haciéndolo con mucha moderación y de forma progresiva. Serán nuestras sesiones de pesca las que nos vayan indicando según resultados y capturas, cómo debemos aumentar las cantidades de cebado conforme nos vayamos adentrando en el mes de abril, en donde la actividad seguirá aumentando.

Estrategia

En estos momentos me suelo decantar por posiciones polivalentes, como los fulminantes puntales con pequeñas reculas a los lados. Son puestos múltiples y que ahora mismo nos permiten pescar recula y zonas más profunda, de hecho, en el embalse que actualmente estoy pescando, entran en la nocturnidad a las reculas para de día desplazarse a zonas medianamente profundas. Este comportamiento, evidentemente durará hasta la llegada de la freza, en donde tendremos que concentrarnos en zonas someras y aquellos ejemplares que no están desovando, algo muy importante, pues no todas desovan a la vez. Lógicamente este será un momento de máximo esplendor, para aquellos carpistas exquisitos que busquen grandes capturas, cumpliendo así con el objetivo y esencia verdadera del carpfishing (a mi entender).

eu6

Creo que obtener resultados de éxito en el carpfishing es un trabajo de fondo, y digo trabajo porque la suerte casi no existe en el carpfishing, reduciéndose a un pequeño porcentaje. El esfuerzo, la dedicación, constancia, localización, preparación de puesto y postura de nuestros montajes son las claves del éxito en éstas y otras fechas.

Elementos Solubles

No podemos dejar de hablar del PVA en estas fechas, puesto que en muchas ocasiones resulta esencial y marca la diferencia. ¿Cuantas veces nos ha dado buenos resultados tener una caña alejada de la zona de cebado, en solitario y con una buena bolsa o malla de pva? Suelo hacer mallas con Swim Stim Amino Black de Dynamite, en donde rebozo unos cuantos granos bien cocidos de trigo para que el engodo absorba toda la humedad de estos con el fin de no romper la malla, añadiendo finalmente unos pellets de 10mm de Robin red con su respectivo remojo. Es de destacar que los granos de maíz o trigo muy cocidos e introducidos entre el engodo de la malla, nos ofrecen muchas ventajas, entre ellas la naturalidad a la hora de presentar la postura en el fondo, que constará de pellets disueltos, alguna semilla llamativa y un pequeño montaje discreto dispuesto a capturar un buen record.

edu4

Los boilies solubles nos permiten realizar una pesca rápida, acelerando los procesos de disolución de los cebos, y acortando el tiempo de espera de las picadas. Boilies solubles como The Crave de Dynamite baits, sumados a un cebado rápido de groundbaits de Robin Red y micropellets, nos permitirán a principios de la primavera con las aguas todavía frías obtener muy buenos resultados. Hablamos de cebos que no sacian al pez, descomponiéndose a modo de pellet y formando una rápida capa de partículas en su perímetro, terminando por consumirse casi en su totalidad en forma de pequeño montículo de partículas. En los ríos especialmente, estos cebos nos ayudarán mucho para atraer a los peces, dado que las partículas que van desprendiendo son desplazadas por la corriente río abajo, haciendo su función de “cebo llamada” hacia nuestro puesto.

edu5

Crecer con nuestra propia experiencia

Muchos de los carpistas Españoles, suelen imitar y centrarse en las experiencias de los pescadores ingleses, pioneros de esta modalidad. Es cierto que nos sacan años de experiencia, tanto en pesca como en fabricación de cebos específicos y equipos de carp, pero precisamente por este motivo, creo que existe un grave obstáculo para que uno pueda crecer como pescador de grandes carpas en nuestro país. Los escenarios de pesca del extranjero como Francia, Italia o Inglaterra, suelen ser lagos pequeños, con peces repoblados que han sido capturados una y otra vez, en donde la dificultad existente reside en poder engañar por décimo séptima vez a una carpa, conocedora de todo tipo de cebos y montajes. Aquí la realidad es otra, pues gozamos de unas aguas donde poder capturar ejemplares vírgenes y salvajes que no han visto un boilie en su vida.

Grandes tesoros se esconden actualmente en nuestras aguas y creo que a estas alturas ya se han visto unas cuantas fotos impactantes a nivel nacional, pero nuestro afán por superarnos a nosotros mismos debe centrarse en las experiencias propias que uno obtiene de la práctica en aguas españolas, así como localizar los peces, conocer sus zonas más querenciosas y cambios de hábitos en distintas épocas del año.

edu2

Por estos motivos tan claros, muchos de los detalles de nuestros vecinos europeos, pueden ser algo irrelevantes, aunque no en su totalidad ya que algún papel estamos seguros de que tiene en nuestros resultados finales.

El factor suerte

Si no existiesen grandes dificultades para la captura de longevos y testarudos ciprínidos embriagados de recelo y sabiduría, no habrían inventado una modalidad específica para capturar grandes ejemplares como es el carpfishing, con tantos artilugios modernos que nos pueden indicar hasta la vibración de la línea. Por tanto, podemos decir que es de agradecer tanto esmero por parte de las marcas en la comodidad del carpista en cuanto al material de equipación se refiere y los grandiosos esfuerzos en mejorar cada día más los materiales de pesca, sin olvidar un mundo paralelo que es el de los montajes. Todo esto tiene un sentido y un por qué, dado que se trata de una modalidad que analiza todos los factores previos a la sesión de pesca y durante la misma, intentando evitar que una captura quede relegada a la suerte.

Recuerdo que alguien me dijo una vez, que lo bueno del carpfishing es que te ofrece la oportunidad de reducir el factor suerte a un 20% y me explico. Hay varios elementos a tener en cuenta a la hora de afrontar nuestras sesiones y estas son:

  • Climatología
  • Estado de las aguas
  • Localización de peces
  • Elección del puesto según estación
  • Precebado
  • Cómo afrontar tu sesión de pesca (equipo, montajes y estrategia.

Queda claro que si conjugamos bien estos seis factores previos a nuestra sesión y nos preocupamos por ellos, el porcentaje de “suerte” que le dejamos a la madre naturaleza es más bien escaso (y luego te dirán que qué suerte has tenido y que menudos bichos sacas y que en qué lugar es eso). En definitiva, tendremos que trabajar con profundidad los seis factores previos a nuestra sesión de pesca con el fin de poder reducir la suerte y marginarla hasta ese mísero 20%, obteniendo buenos resultados gracias a nuestra constancia, paciencia, buen hacer y un estudio exhaustivo de todos los elementos que la componen, creo sinceramente que eso es el carpfishing en su pura esencia.

¿Eliminar el factor suerte?

Es evidente que nadie está a salvo del bolo en esta modalidad, quizás sea una de las virtudes del carpfishing, en donde hasta el más experto es el menos afortunado, el más novato puede conseguir la mayor pieza, en donde todos saben todo, pero en realidad, nadie sabe nada. Considero que “el bolo” es necesario en la vida de todo pescador, dado que es lo que genera afición y pasión. Te plantea retos, te hace regresar y te endurece. Si todo fuese éxito en esta vida, uno no lo podría valorar una vez logrado, no habría metas ni objetivos y esto no sería carpfishing. Todos buscamos a lo largo de nuestra vida de pescador, cómo poder eliminar ese factor suerte para conseguir el éxito en toda su plenitud, consiguiendo capturar cuantos más ciprínidos y más grandes mejor. La realidad es, que simplemente que hay cosas que es mejor no saber y dejar al factor suerte y a la llamada sorpresa aparecer por sí mismas, sorprendiéndonos y dejándonos ver que si encontrásemos las respuestas que eliminasen el “factor suerte”, esto ya no sería carpfishing y perdería su gracia y magia. “Muchos hombres practican el carpfishing toda su vida sin saber que en realidad no son carpas lo que persiguen”.

Artículo realizado por:  Eduardo Zancada


 foro