Elaboración de boilies

Nuestro compañero Victor nos presenta un articulo excepcional sobre la elaboración casera de boilies en el que recorre la historia del boilie, los utensilios principales que participan en las diferentes etapas de fabricación, los ingredientes que lo componen y sus características así como un ejemplo gráfico paso a paso de cómo elaborarlos para su uso. Bienvenidos a Masterchef en Passion.

Un poco de historia

Antes de meternos de lleno en la elaboración de boilies, vamos a conocer un poco de historia. La progresión y el desarrollo de cebos de pesca para la carpa han avanzado muchísimo en los últimos años. Durante las primeras etapas de su vida la carpa se alimenta de todo tipo de alimentos, tales como patatas, corteza de pan, fiambre y de cebos naturales, como los que suele encontrar en su medio ambiente, como gusanos, lombrices de tierra, etc. Algunos de estos cebos se siguen utilizando en estos días y con muy buenas capturas. “Un buen cebo siempre será un buen cebo”. A finales de 1960 y principios de los setenta, un grupo de pescadores encabezados por Fred Wilton comenzó a utilizar un cebo de alto valor proteico. Pescaban principalmente en el sur de Inglaterra cogiendo muchas capturas, utilizando lo que al final sería la primera versión de lo que hoy denominamos “Boilie”.

Fred Wilton tenía una teoría y era que la carpa podía reconocer instintivamente el valor alimenticio de los cebos después de haberlos comido y digerido y poder reconocerlos después, así nació el boilie, como un cebo de alto valor nutricional. Al principio se utilizaban masas que envolvían nuestros anzuelos (masillas), pero al ser demasiado blandas y poco consistentes al mínimo toque de nuestras amigas o de los insistentes “pezqueñines”, antes de que nos diéramos cuenta ya no teníamos nada en nuestro anzuelo, es por lo que se empezaron a mezclar otros tipos de ingredientes que le pudieran dar a nuestro cebo un poco más de consistencia, un aumento de tamaño y con una piel exterior dura, como harinas de pescado, proteínas de soja, gluten de trigo, sémolas, incluso huevos y diversos sabores. Hoy en día muchos pescadores compran esos cebos ya industrializados, preparados y directamente para su utilización inmediata. Los hay de dos tipos, unos que van envasados con conservantes y que duran muchísimo sin tenerlos que conservar y otros que normalmente son mucho más naturales y sin conservantes, los cuales tienes que conservar en el congelador para que no se te echen a perder. De los primeros se dice que ya las propias carpas llegan a detectar los conservantes y rechazarlos.

Llega una nueva técnica

Después llego una nueva técnica, la cual se la debemos a Kevin Maddox y Len Middleton, de preparación del montaje que dejaba el anzuelo totalmente libre sujetando el cebo al anzuelo gracias a un “pelo” (al menos en la versión más primitiva) por lo que se le denomino “hair”. Así, al quedar el anzuelo al descubierto, se favorecía que el anzuelo pinchara el labio del pez más fácilmente. Así nació una nueva forma de presentación del cebo con el anzuelo totalmente visible.

¿Qué son los Boilies?

Los Boilies son cebos de forma normalmente esférica compuestos por diferentes tipos de sólidos y líquidos, mezclados a su vez por huevo y posteriormente hervidos, para que puedan coger esa capa de dureza la cual impida de que los peces de menor tamaño lo coman y así poder seleccionar el tamaño de nuestras capturas (al menos en un principio es lo que se viene buscando). La gran mayoría de tiendas de pesca tienen una gran variedad de Boilies, que vienen en diversos sabores, colores y distintos tamaños. Muchos de los carpistas de hoy en día realizan sus propios Boilies o los han hecho alguna vez, pero por si no los has hecho nunca te invito a que leas lo que sigue a continuación, seguro que cuando termines de leerlo querrás mancharte un poco las manos y probar hacer en un futuro tus propias recetas.

Utensilios:

  • Equipo de mezcla. Distinguimos:

- Grandes cuencos (ensaladeras, boles, cubos, pequeños barreños, etc.).

- Herramientas de medida (pesos de cocina, jeringuillas, pipetas, jarras medidoras, etc.)

  • Equipo de fabricación. Encontramos:

- Tabla de rular Boilies: Consta de 2 partes con ranuras cilíndricas, en la parte superior de esta suelen llevar unas asas para que podamos deslizarla sobre la parte inferior, la cual, tiene que estar bien sujeta en la zona donde la apoyemos para que no se nos mueva todo el rato con la acción de deslizar. Hay de muchos diámetros, desde 10mm hasta 30mm. Os recomendaría que antes de rular vuestros Boilies impregnarais un paño o papel de cocina en aceite de girasol y se lo aplicarais a los distintos carriles de vuestra tabla de rular, simplemente es para que podáis rularlos mejor y que al final el boilie coja una pequeña capa protectora que le servirá de protección en el secado y no termine por rajarse.

- Pistola Manual: Son pistolas como las que se utilizan para la aplicación de mortero y silicona en juntas. Están construidas en aluminio de gran ligereza. Presión regulable mediante gatillo, boquillas de salida intercambiables, las cuales tendremos que cortarlas según la medida del tamaño del boilie que queramos realizar, que se corresponderá con el tamaño de tabla a usar, normalmente hay que recortarlas 2 mm menos que el tamaño de tabla, ya que luego la masa al salir por la pistola tenderá a expandirse, de ahí que la cortemos esos milímetros menos.

- Cuchillo de cocina: Para cortar la masa a la medida correcta dependiendo del ancho de la tabla de rular. 

  • Equipo de cocción: Cacerola o vapor. Hervir o cocer al vapor sus cebos es esencial para sellar los nutrientes y sabores. La ebullición normalmente toma entre 1-2 minutos, pero al vapor puede tardar hasta 10 minutos. Cuanto mayor sea la dimensión mayor será la cantidad de Boilies que podamos hacer a la vez.
  • Equipo de secado. Diferenciamos:

- Un colador: para sacar los Boilies de la cazuela una vez cocidos.

- Papel de cocina: Yo lo suelo utilizar para que absorba el exceso de humedad después de sacarlos del agua de cocción.

- Un tamiz o una criba: para secar los Boilies o si no tuviéramos pues las típicas bolsas de redecilla que podemos comprar en los chinos de al lado de casa, que nos saldrá más baratas que las otras que podemos encontrar en cualquier tienda de carpfishing.

Ingredientes

Los Boilies se componen de dos partes bien diferenciadas: la parte liquida y la parte sólida. Para la parte líquida usaremos los ingredientes líquidos como son los huevos, leche, aceites de origen natural, aditivos, colorantes, caramelos, siropes, extractos naturales, etc. Para la parte sólida tendremos la composición de harinas que vamos a utilizar, todas ellas bien mezcladas. Se puede añadir casi cualquier producto que alimente, como por ejemplo, Sal, Canela, Pimentón, Distintas y variadas harinas, como la de trigo, maíz, soja, arroz, habas, chufas…, vainilla, colorante alimenticio, leche en polvo y otras ya más comerciales para este propósito, como son la harina de Krill, LT94, proteínas, robin red, edulcorantes, estimuladores de apetito, conservantes, etc. Las dos partes deben de mezclarse muy bien, por lo que debemos de medir bien las proporciones si queremos conseguir una buena consistencia.

La ventaja de hacer tus Boilies es que elegirás tú los distintos ingredientes que irán mejor para las distintas zonas en las que sueles pescar previo estudio de lo que suelan comer las carpas de esos lugares, ya sean cangrejos, almejas, distintos tipos de algas, moluscos o de las propias semillas con las que sueles tenerlas cebadas, por lo tanto tu composición de Boilies se adaptara a tus zonas de pesca. Recuerda que una de las ventajas de hacer tus propios Boilies es la de ahorrarte unos eurillos y si de paso te puedes hacer un buen cebadero a bajo coste, mejor que mejor, aunque siempre vendría bien el aporte de algún cebo de calidad en tu cebadero por si los nuestros no les aporta todo lo necesario a nuestras amigas.

Varias formas de hacer nuestros Boilies

- La más sencilla, pero a la vez la más costosa es la de comprar las harinas ya preparadas de las distintas casas comerciales con sus correspondientes sabores líquidos, a los cuales solo les tendremos que añadir los huevos que nos indique el propio fabricante.

- La otra es la de hacer nuestra propia mezcla de componentes, es una forma más compleja pero a la vez nos dará la oportunidad de poder personalizar nuestros Boilies. No dudéis en mirar nuestras distintas recetas en la sección de “Recetas Caseras”, las cuales os adentraran a este mundo de la cocina de Boilies y podréis ir cambiando componentes para vuestras recetas personalizadas.

Lo de dar a nuestra masa resultante forma de bola con la tabla de rular no tiene que ser siempre una práctica habitual, puedes directamente cortar las tiras que te salgan de la pistola con el cuchillo y darles las formas como de pellets, aunque en la realidad no tengan esa función, ya que para que hicieran esa función en la mezcla habría que haber cambiado la parte liquida, el huevo, por leche o agua mineral y no cocerlos, sino directamente secarlos en los secaboilies o mallas.

Bueno, después de haber visto un poco de donde viene nuestro cebo principal y de daros unas nociones básicas de lo que vamos a necesitar para la elaboración de los Boilies, vamos directamente a ello.

Aquí estoy listo para empezar la fabricación de boilies. Herramientas de medida. Huevos.

Aquí estoy listo para empezar la fabricación de boilies.

Herramientas de medida.

Huevos.

Rompemos los huevos en un bol. Introducimos sabores líquidos. Batimos todos los líquidos.

Rompemos los huevos en un bol.

Introducimos sabores líquidos.

Batimos todos los líquidos.

Hay muchos tipos de colorantes líquidos en el mercado. Podemos probar algún colorante. Normalmente suele coger mejor este tipo de colorantes en las mezclas solidas claras.

Hay muchos tipos de colorantes líquidos en el mercado.

Podemos probar algún colorante.

Normalmente suele coger mejor este tipo de colorantes en las mezclas solidas claras.

Echaremos parte de la mezcla solida en la parte líquida. Empezamos a mezclarlo todo. Cuando ya no podamos con el tenedor nos pondremos unos guantes para mezclarlo con la mano hasta que ya no se nos pegue la masa.

Echaremos parte de la mezcla solida en la parte líquida.

Empezamos a mezclarlo todo.

Cuando ya no podamos con el tenedor nos pondremos unos guantes para mezclarlo con la mano hasta que ya no se nos pegue la masa

La masa ya finalizada. Nos haremos con una tabla de rular. Podemos utilizar distintos tipos de boquillas.

La masa ya finalizada.

Nos haremos con una tabla de rular.

Podemos utilizar distintos tipos de boquillas.

En algunas ya te vienen las medidas para cortarlas. Empezaremos a hacer churros. No superarán el ancho de la tabla.

En algunas ya te vienen las medidas para cortarlas.

Empezaremos a hacer churros.

No superarán el ancho de la tabla.

Mojamos con un pelín de aceite la tabla. Rulamos nuestros churros en la tabla. Ponemos un cazo con agua a cocer, pudiendo introducir algún sabor líquido para que en la cocción lo absorba los boilies.

Mojamos con un pelín de aceite la tabla.

Rulamos nuestros churros en la tabla.

Ponemos un cazo con agua a cocer, pudiendo introducir algún sabor líquido para que en la cocción lo absorba los boilies.

Esperamos a que empiece a hervir. Vamos introduciendo en tandas los Boilies. Pasados de 2 a 3 minutos empiezan a flotar.

Esperamos a que empiece a hervir.

Vamos introduciendo en tandas los Boilies.

Pasados de 2 a 3 minutos empiezan a flotar.

Es el momento de sacarlos. Los dejaremos secar sobre papel absorbente. Después los dejamos secar al aire en algún recipiente o en mallas o los podemos meter directamente en bolsas zip al congelador

Es el momento de sacarlos.

Los dejaremos secar sobre papel absorbente.

Después los dejamos secar al aire en algún recipiente o en mallas o los podemos meter directamente en bolsas zip al congelador.


 foro