Chufa (tigernut)

La chufa es un tubérculo muy cultivado por la zona de Valencia. Se trata de un cebo muy duro el cual tenemos que cocer para ablandarlo un poco. Suele ser de color amarillenta con rayas marrones y el tamaño puede ser variado, todo depende de las que queramos comprar, pero lo normal de media se zanja en 11 o 13mm. Existen chufas también de tamaño superior, denominadas XL, las cuales son perfectas para anzuelar.

chufas

Existen muchas variantes, siendo las mas destacadas en el carpfishing, las que nos interesa, la chufa normal, y la chufa negra. Ésta ultima es muy utilizada en paises vecinos como Francia o Inglaterra los cuales, por unos motivos que especificare más adelante, han prohibido el cebado de este cebo. Con la chufa, se elabora la horchata, se trata de una bebida española, la cual en las terrazas de los bares en verano es la principal protagonista. Es parecida a la leche, pero de un color más amarronado. Este refresco es de sencilla elaboración, simplemente es un juego de temperaturas.

Las chufas, previamente se dejan en remojo y luego se le echa azucar, agua muy fria y cubiletes de hielo. En España no lo he visto todavía, pero en los paises vecinos anteriormente citados, venden una especie de horchata especial para el carpfishing, la cual ha sido tratada de tal forma que es mucho mas espesa y concentrada. Algo parecido podemos elaborar nosotros mismos, simplemente cocemos la horchata a fuego lento para irle quitando la parte acuosa. Finalmente habremos obtenido una especie de bovril de horchata, que para hacer boilies, acompañar engodos, o remojar las chufas, viene muy bien.

El abuso es perjudicial

Hay que tener especial cuidado a la hora de cebar con este cebo. Al ser un cebo duro y que la carpa tarda un tiempo en digerir aunque no sea en su totalidad y así repetidas veces, puede provocarles problemas bastante serios al ser digeridos, como cortes, irritaciones y pequeños bultos en la parte del ano. En muchos lagos de considerable prestigio de Francia e Inglaterra se ha prohibido su uso ya que era masivo y muy descontrolado. La carpa al digerirla, algo que no consigue en su totalidad, la vuelve a defecar en pequeños trozos, de tal manera que queda una gran alfombra de chufas troceadas, pudiendo servir de alimento a otras carpas de nuestro cebadero. Esto es un punto a nuestro favor ya que mantiene el cebadero activo durante mucho tiempo. Tenemos que tener en cuenta que cuanto más expandido cebemos con la chufa, más nos lo van a expandir las carpas, ya que la comen, se mueven y la defecan. Por los motivos anteriormente citados, no debemos abusar de ella al cebar. Yo cuando voy de pesca no llevo mas de 400 o 500g de chufas por día como mucho ya que para el cebado y el anzuelo es suficiente. Lo mejor es cocerla y a los 2 días, sin que el proceso de fermentación haya finalizado, las congelamos en pequeños recipientes de 400 o 500g y así las podremos conservar y usar en las cantidades que deseemos.

Presentación de la chufa en los comercios

La chufa, no solo es empleada para el ser humano a modo de horchata sino que puede ingerirse también en remojo. De hecho, cuando las preparo y las dejo en remojo, me como la mitad ya que es como un aperitivo. Antiguamente, era bastante común el encontrarlas en remojo en pequeños puestos de mercadillos y fiestas. En la actualidad, no es normal aunque se siguen viendo. Lo normal, es encontrarse el tubérculo en seco, simplemente recolectado, lavado y listo. La demanda en el mundo de la pesca también ha hecho que se comercialicen elaboradas para la pesca, cocidas y en conserva con su propia agua de cocción. Esto siempre, va a tener algo en contra y es que al ser comerciales, tienen conservantes y otro tipo de aditivos. También las podemos encontrar en seco con un tamaño superior a lo normal. Las venden de hasta 30mm, pero lo normal es encontrarlas de 24mm máximo. También micro chufas, que para el cebado son un bombazo.

Preparación

La preparación, es muy sencilla, al igual que la mayoría de las semillas y granos. A continuación os lo explico. Cogeremos la cantidad necesaria y la meteremos en remojo durante 48h mirando siempre que tenga agua suficiente (referencia 4 días). Pasado el tiempo, la coceremos unos tres cuartos de hora. Finalizado el proceso de cocción, dejaremos las chufas en el mismo agua de cocción y en la cazuela hasta que se enfríen. Cuando el agua se haya enfriado, las meteremos con el agua de cocción en un bote hermético con tapa y las dejaremos fermentar durante 3 o cuatro días. Como referencia, podéis fijaros en el gel que se forma al realizarse el proceso de fermentación alcohólica. Se trata de un gel de color blanquecino y bastante espeso. Podéis emplear azúcar en el proceso de remojado para endulzar la chufa y favorecer la formación de baba.

Diferentes montajes y presentaciones

Los montajes son prácticamente los mismos que los empleados para boilies y otros cebos, simplemente lo insertaremos a un hair y listo. Otras opciones son un montaje de micro anilla con goma para hacerlo más atractivo o un montaje antirrechazo con dos chufas flotantes previamente remojadas en aroma de chufa. Estas chufas flotantes se comercializan especialmente para el carpfishing. Uno que a mi en particular me gusta mucho, es el poner una chufa normal junto con otra flotante. De esta manera queda un montaje muy equilibrado y que bajará lentamente al fondo posándose con sumo cuidado. La presentación seria más o menos como la de un “snowman”. También podemos poner una chufa simplemente, o varias pequeñas, un boilie de chufa y una chufa…Eso es imaginar y experimentar.

Como cebar

A la hora de cebar con la chufa, tenemos un problema y más si son de pequeño tamaño. Existen varias maneras las cuales empleo y que espero que os sean de ayuda.

  • Podemos cebar con un tirador. No llegaremos muy lejos, pero a veces no es necesario lanzar lejos para que pique un carpon ¿no creéis?. Si las chufas son de gran tamaño, las podremos lanzar con el cobra como si de boilies se tratasen. El problema que le encuentro a cebar asi es que todo el gel o gelatina formado por la fermentación, no llega con las chufas al fondo. Simplemente una pequeña capa que puede llegar a ser insignificante.
  • Desde embarcación es la mejor opción para cebar con este cebo, ya que podremos echar las chufas en el lugar que queramos y con precisión, además, la gelatina o gel, podremos echarla desde la barca llegando mas cantidad al fondo, algo que resulta realmente atractivo. 
  • También podemos cebar con ella añadiéndola al engodo. De esta manera, lanzaremos las bolas de engodo con las chufas a la zona elegida. También, tiene la ventaja de que podemos echar las chufas con su gel al engodo, llegando las chufas y el gel en su totalidad al fondo.
  • De forma similar a cuando cebamos con el tirador, la pala cebadora, nos puede servir para cebar con la chufa. Surge el mismo problema que con el tirador y con el cobra, no aprovechamos casi nada el gel, aunque en este caso, con la pala cebadora, podemos lanzar un poco, pero sin demasiadas esperanzas en cuanto a distancia se refiere.
  • Aunque contenga agua, tambien podemos cebar con ella en pequeñas bolsas o mallas de PVA como más adelante explico.

Ventajas

  • Es un cebo que no atacan los cangrejos. Al ser duro, les cuesta mucho comerlo y, aunque intenten comérselo, no es de su agrado.
  • Debido a su dureza, al ser comida por las carpas se produce el efecto “Crocanti”, se trata de un sonido producido por los dientes faringeos de la carpa al triturarla. Ese sonido, a las carpas les es muy atractivo y atrayente y lo oyen a mucha distancia de donde se haya producido, de esta manera, las carpas que se encuentren merodeando por la zona serán atraídas a nuestro cebadero.
  • Como ya he mencionado anteriormente, no la digieren bien. Crean una alfombra de fragmentos de chufa por nuestro cebadero y durante un largo periodo de tiempo.
  • Dependiendo de la masa de agua, es un cebo que lo aceptan rápido, o lento. Normalmente por las experiencias que he tenido, suelen aceptarlo bastante bien y con ejemplares de pesos considerables.

Trucos y recomendaciones

  • Podemos dejar secar algunas chufas sobre un trapo o papel durante un tiempo al sol y luego meter 8 o 10 chufas en bolsas de PVA y así podremos dejar una montaña de “golosinas” para las carpas. Otra opción es el uso de sal marina.
  • Ya fermentadas con su gel, podemos pasarlas por la batidora y crear una especie de papilla para añadir a los engodos.
  • Con la chufa en seco, con una batidora potente o un molinillo de café, las podemos triturar y hacer harina de chufa.
  • En el tiempo que dura la fermentación, un buen truco es dejarlas en un lugar en el que no cambie nunca la temperatura como puede ser un garaje o algo similar. De esta manera, fermentara mucho mejor y en lugar de gel, podemos conseguir autentica gelatina de chufas.
  • Después de cocerlas, antes de que las dejemos enfriar, podemos añadirle azúcar. La chufa, ya de por si contiene una gran cantidad de azúcar, pero de esta manera multiplicamos su cantidad. Yo suelo echar medio kilo de azúcar por kilo, pensareis que es excesivo, os aseguro que a las carpas les vuelve locas!

foro