v270Por norma general, para poder "engañar" a tu adversario debes primero conocerlo y es lo que precisamente persigue esta sección dentro de la web, profundizar en el conocimiento de aspectos fundamentales de la anatomía de la carpa para comprender como se comporta bajo el agua. De esta manera recorreremos sentidos como el olfato, vista, gusto..., entenderemos bien aspectos genéticos, cómo se alimenta el ciprínido y químicamente como lo admite y procesa, cómo elementos fundamentales como el oxígeno afectan a su organismo y "activan" su alimentación, etc. Prácticamente la totalidad de los artículos de esta sección son de Ángel Martínez Rodas, que en paz descanse. Sirvan estas líneas recuperadas por nuestro compañero Jesús Cruz para brindarle un merecido homenaje. Gracias!

separacion 

La visión de la carpa

Por desgracia, no hay muchas publicaciones en español sobre ciprinidos, y mucho menos sobre la carpa en concreto, gracias a personas como el ya fallecido Ángel Martínez Rodas y sus publicaciones en la primera revista de ciprinidos en nuestro país, "La Línea”, contamos con grandes relatos y reflexiones que nos ayudan a comprender el comportamiento de los peces y a mejorar nuestra técnica, por lo cual me gustaría darle un pequeño homenaje en nuestra web ya que el 13/3/2009 la pesca nacional tuvo una gran perdida.

El gusto de la carpa

Jesús Cruz continua con su pequeño homenaje a Ángel Martínez Rodas completando la saga de artículos sobre los sentidos de la carpa, en esta ocasión trataremos el gusto. Hasta hace no muchos años, el gusto era el único sentido que despertaba el interés estratégico de un pescador. Si una mañana estabas sacando más peces que nadie, y alguno de los presentes se acercaba a ti para averiguar por qué, se limitaba a hacer una sola pregunta, ¿a qué te están picando?

El oído de la carpa

Los peces necesitan algo más que unos buenos ojos para buscarse la vida en su mundo. Debido a la absorción y a la dispersión de los rayos de luz, ver bajo el agua es parecido a ver a través de una densa niebla: las formas pierden definición, los colores cambian y los objetos sólo resultan visibles a una distancia que, en la mayoría de las aguas que pescamos, no llega al metro. Afortunadamente para los peces, las limitaciones que el agua le impone a la visión, están compensadas con las excelentes condiciones que ofrece para oír.

Linea lateral de la carpa

Las corrientes tienen una enorme importancia biológica en los hábitats acuáticos. Son un factor crucial para la oxigenación del agua, influyen en la temperatura, intervienen en la configuración física del escenario, contribuyen a la formación de las áreas de la productividad y determinan en gran medida la distribución de los recursos alimentarios. Para valorar la trascendencia que las corrientes tienen en la vida de los peces no son necesarias muchas explicaciones; basta comprobar que las distintas especies eligen el micro hábitat basándose en sus características hidrodinámicas.

El Oxígeno y las carpas

En la pesca de ciprínidos, las claves del éxito pueden resumirse en dos: una correcta presentación del cebo y tácticas de cebado acertadas. Es obvio que para realizar convenientemente ambas tareas se necesitan manos; pero también es obvio que con las manos no basta. La presentación del cebo y la precisión del cebado pueden verse afectadas por ciertas propiedades del agua que conviene conocer. Para tomar decisiones sensatas acerca de cuánto, cuándo, dónde, cómo, y con qué hemos de cebar, es imprescindible, además, saber qué factores influyen en la localización-espacial y temporal- del pez y en su nivel de actividad.

La digestión de la carpa

El siguiente artículo está destinado principalmente a los pescadores avanzados, los cuales preparan de forma casera el cebo a emplear y tienen en cuenta el entendimiento de unos procesos complejos que suceden en la digestión de la carpa. Para comenzar debemos saber que la digestión significa la transformación de sustancias nutritivas, las cuales deberán ser absorbidas en el estómago e intestino.

Presión atmosférica

Durante nuestras innumerables sesiones de pesca sufrimos constantes contrastes en cuanto a resultados. En principio los achacamos a fallos técnicos propios, pero cuando se dan sesiones perfectas en cuanto a técnica buscamos otras causas, algo que nos haga saber el porqué de nuestro éxito o nuestro fracaso con la intención de poder encontrar una fórmula que nos permita prever en futuras salidas nuestras probabilidades de triunfo. Esto se ha centrado principalmente en el tiempo y la Luna. Mucho se ha hablado sobre la influencia de estos dos campos pero, ¿realmente hay estudios que lo demuestran?.