Winter Tips

Diciembre 2013. Borja Lucas. Aquí presentamos un artículo de reflexión sobre la pesca en invierno, la época del año bautizada por muchos como la mejor para la práctica de nuestra modalidad: calma y grandes peces. También coinciden en que es la más exigente a pie de orilla y la que requiere de mayor preparación en cuanto a material se refiere...aquí os dejamos algunas ideas de a lo que nos referimos. Come on, enjoy fishing!

Como todos sabemos, en la época más fría del año, el invierno, somos muy pocos los que seguimos adelante con nuestra passión, ya sea por las bajas temperaturas ó por la disminución de las picadas. En ésta época prácticamente nos encontraremos sólos en las orillas y eso multiplica por dos nuestra querida tranquilidad en nuestro Carpfishing pudiendo ahora pescar en prácticamente todos los puntos de ríos, embalses y lagos. Después de la primavera, es la mejor época del año para nuestra modalidad.

   

Hay carpistas que en esta estación dejan las cañas hasta primavera pensando que el frío, las pocas horas de luz y las largas noches al raso no le merecen la pena para seguramente volverse a casa de vacío. Yo soy de los que piensan que sí que merece la pena. Las carpas en invierno se mueven menos que en otras estaciones y es un factor importante localizar donde se mueven, a que profundidades, en qué tipo de fondo y en qué franja horaria. Todos estos aspectos nos serán de gran utilidad a la hora de emprender nuestra sesión de pesca invernal.

   

El Cyprinus carpio (La carpa común) es un pez procedente de Asia que se introdujo en casi todos los lugares del mundo. Se sabe que la carpa común se encontraba en el Danubio hace unos 2000 años. Es un espécimen con forma de torpedo y de color dorado y amarillo. Tiene dos pares de barbillas y una piel escamada que recuerda a una malla. Las carpas vivían en grandes piscinas romanas en el centro y sur de Europa (se demostró este hecho al encontrar restos de carpa en excavaciones en el Danubio). La carpa es un animal de sangre fría, así que su cuerpo se mantiene a la misma temperatura a la que se encuentre el agua donde habita. Hay estudios que prueban que cuando el agua baja por debajo de los 5 grados (desapareciendo la termoclina) la carpa ralentiza su metabolismo y con este su sistema digestivo. Según el especímen, especialmente los más grandes, seguirán comiendo, eso sí comerán alimentos nutritivos y sin moverse mucho (sin gastar muchas energías.) Una carpa por muy pequeña o grande que sea sobrevivirá todo el invierno sin comer. Es ahora cuando nuestros cebos, cebos de anzuelo, montajes y cebaderos son mucho más técnicos que el resto del año para incitar y estimular a la carpa grande a que se alimente.

   

Cuando el frío llega a nuestros embalses y lagos fomenta el fenómeno llamado "inversión". Al aproximarse el invierno, la temperatura de la superficie del agua cae hacia los 4 °C que es la temperatura donde el agua es más densa. 4 °C es, generalmente, la temperatura del agua debajo de la termoclina. Cuando todo el cuerpo de agua está a 4 °C o cerca, comienza la 'inversión de otoño' - la termoclina desaparece, (o, para decirlo de diferente manera, alcanza la superficie) y el agua del fondo del lago puede mezclarse libremente con la de la superficie. Este proceso es ayudado por el viento o cualquier otro proceso que agite el agua.

La termoclina (raramente metalimnion) es una capa dentro de un cuerpo de agua o aire donde la temperatura cambia rápidamente con la profundidad o altura. Así la temperatura continúa cayendo en nuestros embalses y lagos preferidos, el agua de la superficie comienza a congelarse y el lago va cubriéndose lentamente de una capa de hielo. Una nueva termoclina se desarrolla donde el agua más densa (a 4 °C) se hunde al fondo, y el agua menos densa (agua aproximándose al punto de congelación ) alcanza la superficie. Y una nueva estratificación se establece, al menos hasta que el agua se entibie lo suficiente para comenzar la 'inversión de primavera', que ocurre después de fundirse el hielo, y la superficie del agua alcanza la temperatura de 4 °C. Ahora, en invierno, en nuestros lagos y embalses favoritos nos encontramos que no tenemos peces pasto saboreando y picoteando nuestros cebos, el cangrejo no está, el agua está más transparente que en otra época del año y que decir de las algas que brillan por su ausencia. El entorno está precioso, las carpas más pequeñas están inactivas y las más grandes no les importaría llevarse un bocadito a la boca…

   
   
   

En esta época del año, dejo las semillas de lado (como partículas de cebado y como cebo de anzuelo) y me decanto por la pesca con boilies. Me gusta y me dá buen resultado probarlos en mis cañas, usar montajes rígidos (fluorocarbono o trenzado recubierto) y anzuelos pequeños para una clavada más limpia y segura (normalmente números 6,8,10 de los que considero los mejores del mercado los Fox Arma Point, Fun Fishing y por su calidad precio los de Vital Baits). Los rigs por norma general los uso más cortos para que el peso del plomo me ayude a clavar mejor. Todos los rigs con su “line aligner” y su “tubito” antiexpulsión. Siempre y digo siempre en presentación “snowman” 15/10mm , 16/14mm ó 20/15mm. Siempre por ese órden de uso y de diámetro. Uso montajes “pop up” como son el “Choddy” el “360” o el “Stiff hinged rig” con colores de los cebos de anzuelo muy llamativos. Es aquí donde los míticos “fluoro” van a dar la talla en 10mm, 14mm y 15mm. Iré probando hasta dar con la tecla.

   

Después de hablar de los colores, hablaré de los sabores. Yo personalmente soy de dulces… Hay que probar dulce y salado en las aguas que vayamos a pescar y testear que nos funciona mejor. Luego están nuestras preferencias y gustos como el mío por los dulces. Otra combinación que uso mucho y realmente funciona es la combinación dulce-pescado en el mismo cebo de anzuelo. Un boilie de pescado y un pop up dulce es letal. Al Igual que el resto del año uso “lead core” de 120-130cm entre mí montaje y mí línea madre. Si el escenario lo requiere cambiaría este por un buen puente de línea del 0,70mm. En pleno invierno subo de 20-25mm de diámetro de malla de PVA , a 32mm y normalmente la relleno de pellets de 1, 2 y 4mm y dándolas más longitud (entre los 10-15cm) así como pellets de diferente tiempo de disolución en aguas frías.

     

Es momento de buscar la máxima atracción de la carpa y nuestros siropes y remojos favoritos siempre de base alcohólica ahora en aguas frías, ya que su viaje y dispersión por el agua serán mejores que los que contengan una base de aceite. Yo soy partidario de mallas remojadas y cebo de anzuelo remojado buscando esa máxima atracción.

   

Deberemos cebar muy poco dejando atrás esos grandes cebaderos. Si lo hacemos desde la orilla cebaremos dos o tres cohetes máximo por caña. Si lo hacemos desde la barca dos / tres puñaditos serán suficiente. Con el barco cebador haremos lo mismo que desde la barca. Bueno pero, ¿y con qué cebamos? Mi experiencia personal me dice que con boilies muy nutritivos y de fácil digestión para no saciar aunque echemos cantidades mínimas de comida a nuestras amigas las carpas y pellets de bajo diámetro y distintos tiempos de disolución. Los boilies al igual que los pellets en bajo diámetro o troceados…

Antes de sacar nuestras cañas al agua como es lógico deberemos tener un periodo de observación del lugar donde vamos a pescar y haremos un exhaustivo sondeo del mismo. Ya sea con la ayuda de una caña o de una sonda tendremos que tener muy claro lo que tenemos en frente nuestro debajo del agua. Localizar a los peces es de vital importancia sobretodo en esta época del año.

     

Un buen “hot spot” para el carp en invierno, primeramente, sería evitar el viento del norte debajo de un árbol que cuelge por encima del agua en la orilla, ya que la carpa se encontrará debajo cobijada y aprovechando los pocos rayos de sol.… , una entrada de agua… , al lado de un embarcadero …, un dique …, debajo de un puente ,en los pilares de este…, entre 1 y 3 m de profundidad puede ser un buen lugar para depositar nuestro cebo de anzuelo…las orillas son mágicas todo el año…

Diferentes parámetros como temperatura del agua (en superficie y en el fondo), profundidad, oleografía del terreno (obstáculos y tipos de fondo…) son vitales para nosotros el conocerlos para tener una sesión mítica de invierno. No buscaremos mucha profundidad en invierno, porque a mayor profundidad, menor será la temperatura del agua y ahí se encontrarán las carpas más aletargadas. En todo caso la actividad de la carpa en invierno se reduce a pocos minutos -alimentación al día y vamos a pasar muchas horas en ocasiones a bajo cero esperando la tan esperada picada. No debemos tomarnos a la ligera la elección de los materiales tanto de pesca como de acampada cuando el frío aprieta.

   
   

Nuestras alarmas deberán aguantar temperaturas muy bajas, heladas y fuertes lluvias. No debemos usar trenzado como línea madre, en general, pero en invierno menos, ya que se congelará y nuestra caña acabará en el lago con una picada. Yo utilizo un aceite que aplico en el monofilamento de mis carretes y no se me congela, aparte de conservarlo y lubricarlo. Además no huele ni es grasiento. Cuando llueve fuerte se preparan unos barrizales que si no disponemos de un vehículo todoterreno podemos pasarlo muy mal e incluso, tener que llamar a un tractor para que nos saque de donde nos encontramos. Además este tipo de vehículos nos llevará donde otros no llegan que suelen ser zonas muy querenciosas para la pesca.

   

Nuestra protección contra el frío tiene que ser máxima: buen calzado, gorro, guantes y traje de frío nos harán sentir bien en las condiciones más duras. Un buen chubasquero nunca está de más…. Un saco “5 estaciones “ para dormir calentitos y una buena bed chair para descansar en esas largas noches serán fieles aliados…. Un buen biwi con su segunda capa será nuestro hogar más confortable y una estufa portátil de parafina nos hará muy agradable nuestra estancia a pie de orilla. En invierno posiblemente nos encontremos nuestros lagos, embalses y ríos más bajos de nivel por lo que el uso de vadeadores y botas altas serán algo imprescindible a la hora de sacar los peces con poco nivel de agua y lanzar nuestras cañas. Y si a todo esto le añadimos un buen amigo, a nuestro lado pesquemos o no…la sesión en invierno será inolvidable.

Compañeros os animo en estas humildes líneas a practicar nuestro querido carpfishing en invierno, en primavera, en verano y en otoño porque cualquier época del año es buena para disfrutar de la pesca la naturaleza y los amigos…en definitiva disfrutar de la vida. Un saludo, un abrazo y buena pesca compañeros. 

   

foro