Las uvas en Iktus

Febrero 2013. G-SUS. Pedazo de artículo con casi 50 fotos dedicado a nuestro amigo Javikain, que después de muchísimo esfuerzo consiguió este año la plaza de funcionario que tanto ha buscado. Enhorabuena!!!! Y para celebrarlo batió su récord de carpa en Iktus, justo la noche de fin de año. Te lo mereces.

Normalmente calculamos nuestras salidas de pesca para todo el año de acuerdo con nuestros días libres y vacaciones, y cuando crees que éstas han terminado, llega un amigo con una buena noticia y lo celebramos practicando nuestro deporte, con una nueva sesión.

Me encontraba en mi puesto de trabajo cuando Javi, un gran amigo con el que comparto está afición, se acercó a verme y a contarme que por fin tenía plaza fija de funcionario, después del esfuerzo, el tiempo y las salidas de pesca que se había perdido a causa de estudiar. La alegría nos desbordaba, y claro, rápido pensamos en celebrarlo a orillas de algún lugar perfecto para la ocasión. Pensándolo bien el año estaba llegando a su fin, y las navidades estaban a la vuelta de la esquina, pero no importaba, yo casualmente tenía unos días libres. "Ya está Javi, pasamos la nochevieja en Iktus."

Todo esto estaría muy bien, pero Iktus, en esa fecha… ¿no está cerrado?.¡Sí!, pero quien sabe… Ya nos veíamos tomando las uvas en una de las barcas de Iktus. Como es lógico, lo primero que hicimos fue ponernos en contacto con Jérémy. Después de cuadrar las fechas de entrada y de salida, las personas y puestos, lo importante ya estaba hecho que era el escenario, que a pesar de haber estado hacia escasos 20 días en mi caso, siempre tengo ganas de volver. Muchos pensaran: ¡Otra vez!, siempre a Iktus. Si amigos, y sé que no me cansaría nunca, claro está que hay que combinar otros lugares, pero en este particularmente es difícil cansarte: multitud de puestos diferentes, que hacen muy diferente la pesca eligiendo uno u otro, profundidades, especies, islas, arboles sumergidos, belleza del paisaje, etc… no es lo mismo pescar en el 6 viendo los pirineos al fondo, que en el vip…

Eso en cuanto a paisaje, y mientras que en el 6 no tienes apenas arboles sumergidos en los que perder peces, tienes pozas de 10 metros en las que tentar los grandes siluros o esturiones, al igual que si pescas en el 2 o el 3 (la cola), no tiene nada que ver: algas, pequeñas mesetas, menos profundidad, pero lugar donde muchas veces los peces andan por la zona y las picadas son continuas pudiendo vivir una de las mejores jornadas de tu vida.

Está claro que cada escenario tiene diversidad de puestos, y todos ellos muy diferentes, pero Iktus goza de una multitud de especies de gran tamaño y calidad, gracias en gran parte a sus aguas tan oxigenadas procedentes del rio Gave, y como no, la buena gestión de los guías y Jérémy (el dueño). Ya sabéis que aparte de las dos masas de agua actuales una tercera está en proceso que pronto verá la luz y se llenara de pescadores.

A día de hoy el “Small Lake” es uno de los lagos con más tipos de esturiones, más de 15 tipos, con unos 80 ejemplares este año entre los dos lagos, aparte de tener grandes amures, carpas koy, royales, comunes, cuero y si os dais una vuelta por Facebook, igual os sorprendéis con la cantidad de especies de trucha que tiene, ¡y que tamaños!, en mi caso, esa galería de blackbasess, lucios y truchas que tiene, me ha dejado boquiabierto.

27

Y el lago grande que es en este caso al que nos enfrentaríamos, no deja de sorprendernos, todos vamos con la idea de sacar algún buen ejemplar de esturión o carpa, en mi caso, la soñada 20+, pero hay que saber que cuando plantas tu trípode en las orillas de iktus, cualquiera de estos record puede en algún momento de la sesión estar al otro lado de la línea: carpa común 23kg, carpa two-tones 25kg, carpa espejo 32kg, esturión ruso 26,5kg, esturión blanco 47,5kg, siluro 76kg y amur de 17kg. Pesos y variedades que no encontramos en ningún otro escenario todos juntos. Hablando de los detalles y la jornada con Jeremy, nos comenta que estos pesos, no tardaran en superarse debido a la fantástica genética de estos peces y su facilidad para coger peso.Y dicho esto, creo que os hacéis una idea de porque nos gusta tanto.

Volvamos al tema. Ya estaba todo hablado, además nuestros amigos Cristian y Carlos se unirían a nosotros el día 2 por la mañana. Podríamos pescar los puestos Vip y 6, ya que el resto del lago estaría destinado a los pescadores de lucio. Un lujo ya que si los peces se mueven por la zona profunda son los puestos que más me gustan. Una vez decidido donde nos colocaríamos cada pareja, solo teníamos que comenzar a preparar el material y el cebo para la semana.

Nuestros amigos Carlos y Cristian querían conseguir su primer esturión y nosotros teníamos muchas ganas de probar el puesto Vip, en mi caso ya había ido a Iktus en tres ocasiones y nunca le había podido hacer frente, quedándome siempre con muchas ganas, (por la comodidad de la casa junto al puesto y por la cantidad de picadas que normalmente se obtienen en él), así que perfecto. Ellos se colocarían en el 6 buscando la profundidad y los esturiones y nosotros probaríamos el famoso Vip.

No nos quedaba mucho tiempo para preparar todo, pero estamos más que acostumbrados, y en pocos días todo estaba a punto. Como se trataba de una época invernal, y no teníamos muchas referencias acerca de sesiones en Iktus en fin de año, decidimos no cargar con mucho cebo. En menos de 19 horas tenía en casa el pedido con todo el cebo de una de las tiendas punteras de Carpfishing en España, “El rincón del carpfishing”, que se ha estrenado hace escasos meses.

56

Una vez más, confiamos en nuestra marca preferida “SBSBaits”: 6kg de Pinneaple&Bannana con sus correspondientes turbos y pop-up en nuestros cebos dulces y 1kg de Micropellets, 5kg de Frankfurter, con sus turbos y sus pop-up, para la gama salada, además de todo lo que teníamos Javi y yo de jornadas anteriores como son nuestro querido M1 y AceLobworm, además de 5 kg de MethodMix de AceLobworm. Y como no, un saco de Micropellets y 10kg de maíz para acompañar el cebado de cada caña. En principio creíamos que sería suficiente para una sesión en pleno invierno en el pirineo.

El día 30 de diciembre por la mañana, con todo el equipo cargado en el coche de Javi, salimos con la misma ilusión de siempre, hacia nuestra querida Francia. El viaje desde Valladolid se hace corto, apenas 490km nos separan de Iktus. Así que, en lo que hablamos un poco de capturas, cebos, otras sesiones y demás, ya estábamos hablando con Cyril en la recepción de Iktus. Nos comenta que un pescador ha estado unos días en el puesto Vip, y que ha tenido varias picadas, entre ellas una carpa por encima de 20+, ufff, información que nos anima a montar el equipo lo antes posible.

Pero como de costumbre el primer día, entre preparar, colocar, comer, sondear, y definir la mejor estrategia, se nos hace de noche y tenemos que sacar las líneas a la luz de la luna. Pescaríamos con 3 cañas cada uno, Javi a la izquierda del palo sumergido que asoma en el medio del puesto Vip y yo a la derecha del mismo, de esta manera no nos estorbaríamos con las líneas el uno del otro.

Después de sondear la zona durante unas horas, nos dimos cuenta que el famoso puesto Vip está repleto de árboles sumergidos, algunos visibles desde la barca y otros gracias a la sonda, eso si cada árbol sumergido rodeado completamente de peces tanto a 2m como a 8m de profundidad. Esto nos dio muy buenas sensaciones, los peces estaban en la zona, de hecho en la zona de la izquierda según se mira el puesto 6, cerca de la orilla, a unos 6m, la zona de Javi estaba llena de peces,¡¡¡¡la sonda no paraba de pitar!!!!.

Rápidamente decidimos preparar todas las cañas de la misma manera, ya que el escenario era prácticamente igual para todas: arboles, grandes peces y aguas muy claras. Puentes de 20m de fluorocarbono en 0.60mm unido a un leadcore de 2m, terminado en un plomos de in-line y clip, entre las 6 y las 7oz, un buen bajo que no falla que es el RapalaTitanium de 0,38mm y anzuelos del Nº2 de Korda y Fox. Son sistemas sencillos, pero en los que tenemos mucha confianza.

Es esta ocasión, a pesar de ver muchos peces en la sonda, no sabíamos lo activos que podrían estar, así que preparamos unas mallas de PVA con MethodMix y boilies troceados y unas bolsas de PVA llenas de boilies y de turbo box, sin hacer grandes cebaderos ni centrarnos en alguna bolla marcadora. Lo que si haríamos seria además de la malla o bolsa de cada caña, añadirle un par de cazoletas de una mezcla de maíz, micropellets y boilies troceados. (Con esto probaríamos suerte durante la primera noche).

Una a una, fuimos colocando todas las cañas; primero las de Javi, como ya he dicho en alguna ocasión, gracias al motor podemos sacar las líneas uno mismo, quedándose el otro en la orilla por lo que pueda pasar. LLevas la caña contigo, sondeas, localizas el punto que más te gusta y ¡¡¡zas!!!, abres el carrete y sueltas el montaje, tensas un poco y fijándote en la línea, lanzas un par de cazoletas con la mezcla, abres el freno y rumbo a la orilla… además en escasas ocasiones pasa, pero el que te pique un pez antes de llegar a la orilla es una pasada, de otro modo si estas solo y llevas el montaje quedando la caña en el trípode, no puedes clavar la picada desde el primer instante. Es por esto que también usamos plomos de 200g, para no arrastrar el montaje.

Javi optó por sacar la primera caña lejos muy cerca del 6, ya que aún faltaban 3 días para la llegada de Carlos y Cristian. La colocó a unos 8m de profundidad con un Snowman de Frankfurter y su correspondiente malla. La segunda caña la acerco más a la orilla de la izquierda ya que le marcaba muchos peces, esta vez con los boilies de piña y banana en 19mm, un fondante y un pequeño pop-up, haciendo otro Snowman. Y la tercera caña, la menos profunda de todas, la colocaría en una zona orillada en la que descansaba un árbol sumergido con escasos 2m de profundidad, pudiendo ver la colocación del cebo desde la barca gracias al frontal, con un cebo muy atrayente, un CSL HOOKERS de Frankfurter, acompañado solamente de una bolsa de pva llena de bolas de Frankfurter de 12mm.

Para Javi era su primera vez en Iktus y tener las cañas ya colocadas le daba un respiro después del viaje y el cansancio. Me comentaba que le daban buenas vibraciones las tres cañas y que deseaba escuchar el sonido de alguna alarma…

En mi caso lo tenía muy claro, una pegada al árbol donde se apoya la garza, el que separa las dos zonas, ya que bajo sus ramas y más árboles, la sonda marcaba muchos peces… dos fondantes de piña y banana con una malla de boilies troceados de los mismos, y una palada de solubles de banana. Para la segunda caña buscaría más profundidad, esta vez la coloque en el canal que atraviesa Iktus, sobre los 9m. Y la tercera y última caña, a mano derecha justo en la bajada de las tres islas que se forman entre el Vip y el 7, a solo 3 metros de profundidad, con un pop up de AceLobworm y una bolsa de PVA llena de boilies de piña y banana remojados en el mismo sabor que losboilies del anzuelo. De esta manera entre las cañas de Javi y las mías teníamos cubiertas prácticamente todas las posibilidades, zonas de enganches, profundidad, zonas de playa, donde el desnivel va muy poco a poco, etc. Contentos muy contentos, ya que estábamos en el Vip y ¡¡¡ solos!!!en todo el lago, era una sensación única!, se respiraba muchísima tranquilidad!.

52

Una vez teníamos todas las cañas en el agua, ordenamos un poco el material de la caseta, y nos preparamos una cena en condiciones, deseando que alguna de las alarmas empezase a sonar… Metidos ya en el saco, y con el típico sueño profundo de la primera noche, debido al cansancio de los preparativos, el viaje, y sacar líneas, una de las alarmas de Javi no paraba de sonar, no sabíamos ni donde estábamos y me acuerdo que se hacía raro encender el frontal y no estar en un Biwi, sino que estábamos en una habitación. Ya por fin conseguimos salir y Javi clavó la pieza, pero quizás fue demasiado tarde!!!, después de una intensa lucha, el pez consiguió quedarse enganchado en alguno de los arboles sumergidos y a pesar de ir con la barca, no pudo hacerse con la captura. Una pena, pero por un lado contentos ya que estaban comiendo y era la primera noche.

De pronto de nuevo una alarma nos despertó, esta vez, con luz ya que había amanecido, la caña más alejada de Javi no paraba de sacar hilo, intentó lucharlo desde orilla pero era imposible, y rápidamente se subió a la barca y tras una larga lucha divertida, logro capturar su primer esturión, ¡¡¡¡y que esturión!!!!, cuando llego a la orilla nos dimos cuenta que se trataba de uno de los esturiones rusos más grandes del lago, con un peso de 25.500kg. Es curioso porque este tipo de esturiones son más cortos, pero son gorditos.

Con la emoción del momento hicimos unas cuantas fotos y tras un rato oxigenandolo, el animal se fue nadando en perfectas condiciones, es preciosa esta parte de nuestra pesca, sobre todo en aguas como estas, que ves como los peces se van alejando poco a poco. Menuda manera de empezar la sesión en la que sobretodo celebrábamos que Javi ya tenía plaza fija, su primer esturión y además grande!!!!, por otro lado estábamos a 31 de diciembre, así que, mejor manera de terminar el año¡¡¡imposible!!!.

Rápidamente preparamos un buen desayuno calentito, mientras charlábamos de lo bien que había empezado la sesión, y pasábamos las fotos al portátil para verlas detenidamente. Javi, mientras yo editaba las Fotos “RAW” de la reflex, decidió ir a pegarse una ducha, y como siempre el momento más oportuno para que una de mis alarmas me hiciese salir de la caseta como un rayo. Gracias al receptor ya sabía de qué caña se trataba, la más cercana al árbol que divide el puesto VIP en dos partes, no me lo pensé y nada más clavar el pez decido subirme a la barca, la bobina del carrete no paraba de dar vueltas, y el freno no estaba blando precisamente, ¡¡¡¡bien!!!!, estaba claro que se trataba de un buen pez, solo ante la captura, poco a poco gracias al motor me acerqué al pez, ya que el nudo del puente estaba cruzando las anillas de la caña, pero me encontraba en el cauce y con 10m de profundidad, parecía como si el pez estuviese siguiendo el camino sumergido que atraviesa Iktus.¡ Madre mía que lucha!, con el freno duro el pez movía la barca sin problemas, y con la típica tensión del momento por fin veo que se trata de una carpa, rápido pensé que podía ser mi record de cuero, ¡que larga!. Pero una vez tenía el leadcore casi fuera del agua, con unos últimos coletazos de tira y afloja, a punto estuvo de soltarse… ¡¡¡¡pero no!!!! por fin dentro de la sacadera, con ganas de llegar a la orilla y pesarla¡¡¡¡COME ON!!!!.

Al tiempo, Javi estaba llegando de la ducha, y entre los dos taramos el saco, la pesamos y ¡¡¡¡zas!!!!, cuando menos te lo esperas por fin pasas la barrera de los 20+. ¡Más de 8 años practicando carpfishing!, viendo en muchas ocasiones como mis amigos superaban esa barrera y ¡¡¡¡esta vez era yo!!!!, que sensación más bonita, sobretodo el lucharla desde barca y poder ver el pez gracias a las aguas transparentes de Iktus, mientras da sus últimos coletazos. Entre risas y alegría hicimos las correspondientes fotos, video y como no, a pesar de estar en el último día del año y bajo el pirineo, el baño de rigor no faltó…

Viendo la actividad mañanera, antes de nada, sacamos de nuevo las dos cañas que estaban fuera del agua al mismo sitio y con los mismos cebos, Javi su Snowman de Frankfurter y yo con mi Snowman de Piña y Banana. Aunque parezca mentira los dos comentamos que la sesión ya estaba salvada, que ya estábamos muy contentos, yo con mi soñada 20+ y Javi con su primer esturión y de buen peso.

No llevábamos ni 24 horas en el lago y los deberes ya estaban hechos, así que, aprovechando los increíbles 17 grados de temperatura para esta época del año, nos sentamos a pie de agua, charlando y contemplando Iktus. Añadir que la compañía de un perro en esta pesca es una gozada, en este caso “Leonidas” (mi nuevo compañero), ¡¡¡¡como se lo pasan en el campo!!!!. Y aprovechar para dar las gracias a Jérémy que se ha preocupado de poner una valla alrededor de los dos lagos de Iktus, de esta manera los perros no se salen y además estas más aislado de la gente.

El día transcurrió tranquilo, ni un toque en ninguna caña, pero de pronto sobre las 17:30h se hizo de noche y la cosa cambió, varias picadas en poco tiempo. Pero parecía que la suerte no estaba de nuestro lado ya que fallamos dos peces cada uno, dos de ellos, con unas carreras imparables,yo ya había sentido en otras ocasiones en Iktus lo que es tener un pez al otro lado de la línea que te hace dudar la especie, pensando sobretodo en un gran esturión o siluro por la manera de sacar hilo. Javi tuvo uno, que para él ha sido el pez que más ha tirado, freno duro y sin parar de nadar, una pena ya que perder un pez luchador da mucha rabia, y al rato yo perdí otro de la misma manera, ufff, como se queda el cuerpo, es una de las mejores sensaciones en la pesca, el ver que no puedes subir la caña y que no puedes cerrar del todo el freno, pero a su vez si lo pierdes;¡ es una de las peores!. Con la rabia en el cuerpo sacamos de nuevo las líneas, con varias recompensas a escasas horas de terminar el año.

Sentados tranquilamente frente al portátil, viendo videos de carpfishing, a las 21:00h, mi receptor nos asustaba de nuevo indicando que la caña más alejada sacaba línea sin parar. Con los frontales puestos corrimos hacia el trípode, sin pensármelo me subí a la barca, ya que esa caña, estaba muy pero que muy lejos. Mientras tensaba y recogía para acercarme al pez, rápido me di cuenta de lo que tenía entre manos, ya que al fondo entre la oscuridad de la noche de pronto perdí tensión en la línea y se escuchó un enorme salto, recogiendo a toda velocidad, de nuevo tenia tensión en la línea, y ¡¡¡otra fuerte lucha ente manos!!!!. Lo primero que pensaba, era en la fuerza que estos peces tienen a pesar de la época del año en la que nos encontrábamos, y segundo, que si era un buen ejemplar no se soltase.

Pero poco a poco, te vas haciendo con el pez, y a pesar de meterse bajo la barca hundiendo la punta de la caña bajo el agua en varias ocasiones, finalmente introduces como puedes el largo pez en la sacadera para carpas, y te quedas a cuadros, tu solo en medio del lago, en mitad de la noche, con el frontal y ves perfectamente la estampa de este antiguo pez ,¡la alegría te desborda!… Javi mientras tanto, gritando desde la orilla. ¿Qué es?, ¿lo tienes?...., y poco a poco con el motor y la sacadera con el esturión en el agua vas llegando a la orilla. Una vez en la orilla, rápidamente taramos el saco de pesaje, y lo pesamos, se trataba de mi record de esturión Baeri,¡¡¡¡ otro record!!!!, a escasas horas de fin de año, 23.600kg de esturión. Pero de pronto me di cuenta que me resultaba conocido, era el mismo que hacia escasos 20 días había sacado mi amigo Kike, en la última sesión que habíamos estado juntos en Iktus, pero con 200g menos!!, lo que quiere decir que hacemos bien las cosas, primero porque los peces siguen nadando y comiendo en perfectas condiciones, y segundo porque el pesaje se hace bien. Bien es cierto que en este caso se hizo con el mismo equipo de pesaje, trípode, saco y bascula. Así que os dejo ambas fotos, para que vosotros mismos comprobéis que es el mismo.

El último día del año estaba llegando a su fin, pero no termina ahí la cosa, mientras preparábamos la cena de nochevieja (de lo más simple, por cierto), otra picada. Esta vez, salimos por salir, se trataba de una de las cañas de Javi colocadas entre arboles sumergidos, y apenas sonaron dos leves “bip”, de su receptor. Una vez fuera, vimos como el tensor subía y bajaba, como si el pez estuviese quieto con el cebo en la boca, Javi no dudo ni un instante y zas, ¡¡¡¡clavó!!!!, pero el pez no sacaba hilo, era como si viniese nadando a nuestra orilla, y efectivamente después de un rato, con la luz del frontal pudimos ver la silueta de una gran carpa, los dos gritamos: -¡¡¡¡ES BUENA!!!!, y en cuanto la introdujo en la sacadera nos dimos cuenta que claramente se trataba del record de Javi, ya que su mayor carpa era de 17.200kg.¡¡¡¡Que bola!!!!, entre risas y gritos la pesamos, 21.900kg de carpa cuero, ¡¡¡¡menudo salto!!!!, más de 4 kg. Estaba claro que era el último día del año ¡¡¡¡pero de records!!!!jajajajaja, en 24 horas cuatro records madre mía.

En el caso de los esturiones, si pican de noche, es mejor hacer las fotos rápidamente y al agua, pero en el caso de las carpas, si se hacen bien las cosas no hay problema. Así que metimos la carpa en un buen saco de retención, con una cuerda larga (esto es importante) y así poder hacer bien las fotos de día. Una anécdota fue que cuando volvimos a entrar a la caseta del vip y seguir con los preparativos de las uvas y demás, se nos había olvidado “Leonidas” dentro, y como la mesa que tenemos de carp es bajita, nuestra sorpresa fue que el amigo se había zampado dos platos llenos de jamón, lomo, chorizo etc.jajajaja, asique de nuevo a preparar.

Las 23:20h, piiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!!!!!!!!!!!!!!, ¡¡¡¡no me lo puedo creer!!!! mi caña del árbol, otra vez en el mismo día, esta vez Javi se quedó con Leonidas , calentitos en la caseta del Vip, y yo trate de luchar el pez desde orilla, por las horas que eran, pensaba:¡¡ si entro en barca, me dan las uvas!!, jajajaja, pero notaba como la línea rozaba algún árbol, probablemente el grande que divide el puesto, ya que es donde estaba echada, así que, barquita al canto… pero esta vez no me costó mucho, ya que el pez estaba enganchado por la zona del árbol y una vez justo encima con la barca, metiendo del todo la caña en el agua insistiendo en desenganchar el pez, tuve suerte y este salió hacia la derecha, zona más limpia de enganches, y tras una corta lucha lo ensalabré sin problemas. La subí a la moqueta de la barca y me di cuenta que era otra buena bolita, si no fuese porque sabía que la de Javi estaba a buen recaudo, pensaría que era la misma, ¡¡¡¡DIOS!!!!, otra de 20+, pensaba, ¡pero no!, después de darnos prisa en pesarla y demás, el peso se quedó en 19.800kg, curiosamente como en la sesión de verano, pero era un buen pez, mejor dicho era una de mis mejores cuatro carpas. Entre unas cosas 23:52h, nos sentamos a cenar a las 23:52h, y, a través de una llamada telefónica a Nika (mi chica), en España, pudimos comer las uvas a tiempo.

Al amanecer y con lluvia, nos dimos cuenta de una cosa, ni una picada en toda la noche desde las 12:00h, ufff, el año empezaba diferente, pero no nos importaba ya que habíamos superado con creces las expectativas. Rápidamente aunque bajo una ligera lluvia preparamos todo para hacer las fotos de las ultimas capturas de 2012. Primero el record de Javi:

Y aquí probablemente uno de los últimos peces del año en picar en una caña, tanto en España como enFrancia, ya que primero hay que estar en la orilla en noche vieja y segundo se tiene que dar la casualidad de picar a las 23:20h, ¡¡¡que gozada recordar con estas líneas la sesión que vivimos!!!, ya quiero volver a sentirlo este año…

Una vez soltamos a los peces, y después de otro bañito en mi caso, una buena ducha calentita y a comer. Y mientras veíamos alguna serie metidos en la caseta, preparamos un cubo con cebo, mallas, y bolsas de pva. Aprovechando los 5 kg de MethodMix de AceLobworm, preparamos unas bolas de engodo mezcladas con boilies triturados y unos cuantos micropellets( para acompañar las bolsas y mallas de pva). En mi caso, esta vez todas las cañas las quería colocar solo con una bolsa de boilies enteros llena de remojo, y después lanzar unas 5 bolas de engodo alrededor. Javi opto por seguir con las mallas de pva.

Una vez teníamos todo preparado, esperamos al anochecer para sacar las cañas, pensamos que en Iktus es buen plan, ya que parece que los peces andan más activos y se les localiza mejor con la sonda, sin embargo, nos sorprendimos ya que la sonda no marcaba prácticamente ningún pez, solo alguno merodeando las zonas de enganches. Pero hay que arriesgar, y acercar mucho el cebo a estas zonas. Seguramente los grupos de peces andarían dándose una vuelta por la zona de la cola.

Día 2

Desayunando mientras comentábamos la cantidad de peces que habíamos perdido esa noche, Javi estaba rabioso, jajajajaja, es normal a pesar haber sacado dos buenos peces cada uno, para él era su primera vez en Iktus y no quería desperdiciar ninguna picada, pero eso es algo que no depende de nosotros, por muy bien que se hagan las cosas, es la suerte y el pez quien deciden si llegara a la moqueta o no. Yo solo conseguí sacar una pequeña carpa común de unos 7kg, y perdí unos 4 peces, una pena. Y Javi directamente perdió otros 3 peces, pero cuando llevas tantos años pescando, enseguida te das cuenta de que los peces no son lo más importante, simplemente, el hecho de estar a orillas de un lago francés y estar esperando a otros amigos son motivos suficientes para olvidarse de esos peces y continuar haciendo bien las cosas. De pronto Carlos y Cristian llegaron: nos felicitamos el año, les contamos como andaba la cosa y rápidamente se fueron a montar el campamento.

Nosotros, mientras ellos preparaban todo, decidimos sacar todas las cañas del agua, ya que alguna la teníamos cerca del 6, donde se estaban colocando Carlos y Cristian. Ellos intentarían buscar las pozas más profundas y las laderas de alguna meseta, buscando sobre todo a los esturiones. Y nosotros aprovecharíamos para pescar más cerca, y en mi caso alguna caña a la zona del 7, cerca de la orilla, con el inconveniente de tener el hilo rozando el suelo de las islas que se forman entre el puesto Vip y el 7.

De nuevo los montajes estaban en el agua, pero esta vez 6 cañas más. Pero el día transcurrió sin una sola picada. ¿Dónde estaban los peces?, Suponemos que de ruta hacia la cola, porque la sonda apenas indicaba peces. Nosotros ya estábamos contentos con los resultados, ahora lo importante es que nuestros amigos disfrutasen de alguna captura. Como siempre pasamos la tarde entre risas, videos, pelis y demás, que gracias a la caseta del Vip, parece que estas en casa. Y la noche de pronto fue a peor, con apenas una picada de Javi y otra en mis cañas, pero ambas perdidas. Y nuestros amigos del puesto 6 a través del walkietalkie, nos dijeron que habían perdido un esturión, ya que lograron verle, pero se les quedó enganchado en una de las boyas marcadoras. Una verdadera pena porque con el frontal y el agua cristalina pudieron ver que se trataba de un buen ejemplar.

Y de repente a eso de las 12:00h, mi segunda caña hace sonar el receptor, salgo de la caseta y clavo el pez, rápidamente la línea se tensa y a lo lejos veo un salto perfecto de un esturión Baeri, me subo a la barca para disfrutar de la pelea y en pocos minutos me hago con el pez, ¡¡¡¡qué bonito es luchar estos peces desde la barca en estas aguas tan cristalinas!!!!.Una vez en la orilla, pesamos el animal, que dio un peso de 19.300kg. De nuevo un pez que se aproxima a los 20kg, menuda media llevábamos. Como ya he dicho, en alguna ocasión, los esturiones son delicados, de modo que hay que tener paciencia y oxigenarlos bien, asique no tardamos mucho en hacer las fotos y rápido lo soltamos.

Quizás fueron nuestros escasos cebados con cebos de calidad, o quizás que la pesca es así, pero queríamos peces de buen tamaño y lo conseguimos, lo que estaba claro es que en nuestra zona ya no habían peces. Sondeando, colocando cañas en diferentes zonas, ¡¡¡¡nada!!!!, desde ese primer pez del año, no tocamos escama. Pero no todo es pesca, y el inmortalizar la naturaleza que nos rodea es otra de mis aficiones.

Pero mientras nosotros los dos últimos días nos tuvimos que dedicar solo y exclusivamente a ver películas, videos, leer libros y hacer fotos, Carlos y Cristian por el contrario comenzaron a tener más suerte. Cristian por ejemplo saco su primer esturión con un peso de 16.000kg. Y Carlos además de dos bonitas carpas de tamaño medio, tuvo la oportunidad de luchar una preciosa cuero de 18.000kg.

Destacar la particularidad de esta bolita de carpa común de 10.100kg, con hocico redondo, fuera de lo normal, así que acordaros de esta carpa, porque cuando tenga unos cuantos kg más, será conocida en Iktus. ¿Deberíamos comenzar a poner nombre a los peces de este maravilloso lago?... Ya sabéis que en muchos otros, se hace.

50

Una vez más terminamos con buenas sensaciones, bien es cierto que el año terminó, mejor de lo que empezó, pero hay que tener en cuenta que estábamos en pleno invierno, y pese a la temperatura del agua y la inestabilidad del tiempo, los peces de Iktus dieron la talla, y nos dejaron ese sabor de boca que hace pensar en la próxima sesión.

Y por ultimo uno de los mejores recuerdos que ofrece cada aventura, que es la foto con los amigos que compartes esta estupenda afición. Dar las gracias a los que me acompañaron en este viaje tan especial, y a los que no estuvieron ya saben que siempre se les recuerda por una cosa o por otra, ojala pudiésemos juntarnos todos siempre. ¡¡¡¡¡Nos vemos en la orilla!!!!!

51


foro