Express session in Ebro

Julio 2014. Borja Lucas. A primeros de julio y siempre con el mono de pesca que nos acompaña a todos, decido junto a dos grandes amigos hacer una visita de 36 horas “non stop” de carpfishing en el río Ebro. Uno de ellos, Gonzalo, en el último momento, por motivos personales no puede venir. El jueves por la tarde mi compañero de fatiga Edu y yo ya teníamos la máquina todoterreno cargada hasta las cejas, sobre todo de cebo y de agua. 

El viernes a las 16pm voy a recogerle y salimos con las ganas de pesca que tenemos (los que las tenemos de verdad) y con la energía de unos Monsters (bebida energética). De camino las risas, el buen rollo y los relatos de pesca nos agradaban el viaje.

Preparación

Alrededor de las 20pm llegamos al puesto de pesca. Allí se encontraba otro gran amigo, nuestro Isaac, gerente de una de las mejores tiendas de carpfishing en España “Cebocarp” el cual nos explicó como estaba el tema por allí`. No estaban saliendo buenos ejemplares de carpas y siluros, si bien los siluros de tamaño decente que estaban saliendo eran suyos. El resto de pescadores estaban sacando peces pequeños en general incluido siluros pequeños. El puesto que pudimos elegir, de primeras no nos convenció para nada. El nivel del río estaba al máximo y el espacio en su orilla era muy reducido. Edu iba a colocar tres cañas y yo otras tres. El espacio entre trípode y trípode era mínimo y teníamos un árbol entre ambos que dificultaba más el lance que darnos sombra. El tiro del Ebro en ese momento era normal y con plomos de 140 gramos apenas nos movía los montajes. Edu eligió colocarse a la izquierda y yo a la derecha. A la izquierda del puesto un gran perdedero de tamarindos se metía en el agua 20 metros y a la derecha del puesto otro gran perdedero de tamarindos se metía otros 40 metros. El nivel había subido mucho. Disponíamos de la barca, aun así los perdederos de ambos puestos nos iban a dificultar la pesca. Respecto a las líneas madre, yo, de 0,40mm y Edu, de 0,43 directas sin puentes y sin leadcores nos ayudarían en caso de que tuviéramos que forzar un poco. El calor era insoportable y con las prisas de montar el equipo, los ovales y el cebado, hicimos caso omiso de los mosquitos. Nos pusieron todo el cuerpo de verano. Edu en un momento dado se puso la sudadera pero yo seguí en bañador y me comieron vivo. Nos miramos y los dos teníamos la cara más deformada de lo normal. Nuestro puesto además se encontraba a escasos metros de un cultivo de melocotoneros. La zona estaba full de mosquitos.

Cebado

Todos los pescadores de nuestros alrededores estaban cebando con pellets y poniendo de cebo de anzuelo pellets también. Nosotros decidimos hacer lo contrario, pescaríamos y cebaríamos con boilies. Y cebaríamos y pescaríamos a lance de caña. Eduardo pescaría con Dinamyte Baits y yo pescaría con Imperial Baits. En dos viajes de barca enchufé 10 kilos de boilies de Carp Total y 20 kilos de pellets, los Carptrack Aminopellets en 15 mm. Como Hookbaits utilizaría un boilie de 20mm de Carp Total y un Half & Half de Carp Total. A las 10.30 de la noche ya teníamos todo cebado, las cañas en acción de pesca y los ovales y bedchairs montados. Nos pegamos una cenita de unos buenos bocadillos de morcilla de esa de Burgos que te pone bailongo en cuestión de segundos. Contamos el número de picaduras que teníamos entre los dos y eran infinitas. Estuvimos hasta las 3am charlando con Isaac y con Pedro Pimón, nos echamos unas buenas risas.

Sesión

A las 4.30 de la mañana llegó la primera picada en una de mis cañas, una fuerte común del Ebro. La pesamos y la devolvimos 9,570 kg. Esta sería la más pequeña de la sesión llegando hasta los 17 Kg. Desde este momento las picadas se sucedieron sin control durante todo el día siguiente. Como anécdota os diré que a las 6 de la mañana del sábado nos despertaron los operarios que podan los melocotones más pequeños dejando/seleccionando los más grandes y nos dieron la mañana, pero bueno, mientras ellos recortaban, nosotros sacábamos peces. A las 18 pm del sábado decidimos lanzar con el cobra otros 5kg de boilies cada uno por cada trípode (3 cañas) bien dispersos por nuestras respectivas zonas de pesca. El calor era insoportable, las garrafas de 5 litros caían como vasos de agua. Completamente derretidos, recogimos las cañas y nos fuimos a dar una ducha al pueblo. Sobre las 21pm llegamos de nuevo al puesto con más ganas de sacar peces que cuando llegamos…unos compañeros de la zona nos dieron un spray repelente de mosquitos para pasar esa tarde-noche ya que el día anterior nos habían breado.

Volvimos a lanzar la cañas y volvieron a sucederse las picadas. Lo estábamos pasando en grande. Alrededor de las 23h se levantó un aire infernal y los mosquitos se fueron con él pero el aire dificultaba mucho nuestros lances. Tuvimos que afinar mucho para colocar nuestras cañas en nuestros respectivos “hot spots”. Un rato después tuve una picada brutal en una de mis cañas…era un bigotes! Me dio una pelea bestial, comentaba a los de mi alrededor…¿has visto la caña? Me la va a reventar, ¿y el freno del carrete? Más de una hora estuve con él y al final en una de sus carreras , ya cuando estaba cerca de la orilla, se me fue al perdedero de Edu. Menuda faena. Me hubiera gustado mucho sacarlo. Salieron dos o tres peces más durante la noche, pero el verdadero Rock ´&´Roll llegó al amanecer. Otra vez se sucedieron las picadas y de nuevo estábamos disfrutando como enanos. Sobre las 13pm recogimos las cañas y el equipo en general. Teníamos algún pez en los sacos de retención y nos dispusimos a hacer la última sesión de fotos de la divertida sesión express de Carp.

Nos despedimos de los compañeros de pesca con los que coincidimos y nos fuimos a dar una duchita para volvernos a Madrid fresquitos y con un buen sabor de boca y con ganas de repetirlo. Aprovecho para mandar a todos un saludo, un abrazo y buena pesca compañeros. Come On!!! Un gran Abrazo para Eduardo Zancada , lo pasamos genial. Otro para Gongi que pena que no pudiste venir, te echamos de menos…

PD. No vayáis al Ebro sin stock de repelente de mosquitos.


 foro