Pescando entre algas

Junio 2014. Óscar López. Como todo pescador cuando estás trabajando te queda poco tiempo para disfrutar de esta bonita afición que tenemos todos. En esta ocasión por desgracia me despidieron, temporalmente eso espero. Y decidí escaparme a hacer una sesión de pesca en el que hubo un factor determinante que hizo regalarme una de las mejores capturas de mi vida.

Pues ya con la primavera bastante avanzada, mi idea era ir a sacar algún pez record por las fechas en las que nos encontrábamos. Mi sesión era ya un poco tarde pues ya muchos peces habían desovado, pero de todas formas en este tiempo alguna sorpresa nos puede deparar. Los preparativos empezaron en casa, estudiar sitios, mirar el tiempo que tampoco era muy prometedor pues cambiaba para la semana que tenía pensado ir, ¡¡pero las ganas pueden con todo!! Así que empecé a cocer semillas, en esta ocasión me decante por maíz, cañamón y chufas. Todo esto bien regado con varios botes de Corn steep leiqor de Carp Zone después de cocerlo. En los días que estuve cociendo ya le estuve dando al coco, en los cebos a utilizar, montajes, etc… incluso pensé en irme unos días antes a preparar un puesto.

Así fue como lo hice, me planté en el pantano en el cual me recorrí unos cuantos puestos y estaba todo ocupado o gente alrededor en alguno que estaba libre. Pero para mi estrategia no me valía pues quería cebar y dejar actuar varios días y si alguien me veía todo el plan fallaría. Al final localice un sitio, pero tenía el inconveniente de que tenía que mover todo el material en barca y aparte había alga y algo de limo y pizarras en la orilla. Esto dificultaría la acción de pesca pero a la vez me pareció un buen sitio para la época que estábamos pues las algas son zonas muy frecuentadas por nuestras amigas, pues allí tienen refugio para poner sus huevas y tener comida natural como camarones, cangrejos, etc … Con la ayuda de mi sonda marque los sitios para cebar en busca de calvas y en aguas someras donde había menos algas. Lo que me llevo bastante tiempo, pero no es de importar por lo menos para mí, pues un trabajo bien hecho desde el principio tiene mucho ganado a tu favor.

Una vez localizado los puntos cebe con semillas y me decanté por esto dos sabores salados, boilies de Monster Crab y Fish-Garlic, esta ultima una bola que la había utilizado pero poco, pero que en mi visita a Carpitaly los colegas italianos nos hablaron maravillas de esta bola por su aceptación a carpa de gran tamaño. Y en sabor dulce opté por banana y piña de esta marca. Todo bien preparado volví a casa pensando en la dificultad del puesto, pero a la vez un nuevo reto de pescar en un sitio así. Este es uno de los encantos del Carpfishing enfrentarse a situaciones adversas y a la vez poder tener una buena recompensa de un gran ejemplar. Al siguiente día en casa empecé a preparar todo el material y pensé que era un buen escenario para probar material específico para estas ocasiones como anzuelos, bajos de línea, etc…

Por fin llegó el día, llegué al puesto al amanecer y una vez allí me aseguré que en el pesquil no había nadie pues tenía que desplazarme con la barca. Una vez me asegure de que no había nadie cargué todo el material a la barca y me desplacé hasta el lugar. Una vez allí descargué todo y monte el campamento, en ese tiempo me dio tiempo a ver algo de actividad en forma de saltos en la zona cebada. Eleguí pescar ahot spote pues en estas situaciones es intentar fijar a las carpas a comer siempre en el mismo punto. Anteriormente ya tenía controladas varias calvas entre las algas.

Con la ayuda de la barca marque y esta la utilizaría para depositar las posturas, con unos puñados de semillas y boilies a usar en los anzuelos. En la primera caña monte un swoman de Monster Crab con un anzuelo de Carp Zone hook exp2 el cual es un anzuelo fuerte y a la vez de una clavada bestial, el trenzado de la marca CArp Zone de 45 lb y 50 lb llamado prisioner que es muy fuerte pero a la vez no muy rigido por si tenía que forzar los peces. Este material lo utilicé durante toda la sesión en las circunstancias que en la que estaba con pizarras, algas y demás inconvenientes. La segunda caña puse dos bolas dos bolas de fish-garlic y la tercera un Chod-rig con un Pop-up de piña con ácido butírico. Una vez colocadas las cañas tenía dos entre 30 y 60 metros y una tercera a 110 metros variando la profundidad entre 2 y 5 metros. El día paso volando y la noche se echo encima, a las 10 de la noche una de mis alarmas empezó a sonar. Tras clavar y durante la lucha la perdí pues las algas empezaron a hacer de las suyas, lo que intuía era que todas las picadas tendría que usar la barca para asegurar las capturas.

Al otro día tuve seis capturas, resaltando una de + 15 Kg. Lo peor que el tiempo empezó a cambiar, no tenía nada que ver con los días anteriores, bajaron las temperaturas y bastante aire. Una primavera con tiempo cambiante no era muy experanzadora pues la actividad de los peces fue desapareciendo poco a poco. Al siguiente día al atardecer cuando estaba preparando para poner una nueva postura con la barca, de hecho estaba montando y saliendo. Una de mis alarmas empezó a sonar, era la caña que tenía mas lejos y a sacar hilo a una velocidad fuera de lo normal. Al clavar ya sentí que era un gran pez y empezó a sacar hilo como una locomotora. Ya mis pulsaciones estaban a mil y tras unos quince minutos de lucha empecé a notar que se estaba atascando en las algas, me subí a la barca y me acerque a la zona de algas donde estaba enganchada. Tras llegar empecé a tirar y conseguí soltarla y de nuevo empezó otra gran carrera, la frené y empecé a recoger despacio y conseguí subirla a la superficie donde vi que era un gran ejemplar. Tuve la sangre fría de meterla en la sacadera pues en estas ocasiones con un pez así puede costar perder el pez.

Al subirla a la barca, misión casi imposible pues estaba reventado ví que era espectacular. Llegué a la orilla y cuando la deposité sobre al moqueta no sabía si correo , brincar o llorar del subidón de adrenalina que tenía. Tras pesarla bien la bascula marcaba 28 kilos, y después de tirar las respectivas fotos pues esto es lo que se guarda fue devuelta al agua sana y salva. Por la noche dormí poco teniendo en cuenta todo lo sucedido y pensando que en estas situaciones de pesca por pequeños detalles puedes perder el pez de tu vida, pues aun usando material adecuado se pierden capturas. Al otro día tuve cuatro capturas más, resaltando la más grande de 18 kilos y otra perdida de buen porte.

Sin lugar a duda fue una sesión difícil pero trabajada a la vez, pero reconfortada por el trabajo bien hecho que es lo que nos tiene que quedar para futuras sesiones. Resaltar el hilo de bajos de líneas y los anzuelos y la gran aceptación por parte de los peces al boilies de Fish-Garley el cual se llevo la palma, siendo el culpable de muchas capturas y de mi actual record, quedando satisfecho de los productos Carp Zone. Una sesión con once carpas y dos tencas y cuatro perdidas que para la dificultad del puesto no fueron muchas, resaltando la calidad de las capturas sobre todo de una. 

Desde aquí dar las gracias a Carp Zone por seguir apostando de mí,a Diego de CobisaCarp y al Chacho de Chachocarp por la parte que les toca. Y sobre todo dedicar esta captura a Sandra y a mi pequeño Lucas por seguir aguantándome y dejándome practicar esta bella afición que es el Carpfishing. VIVA EL CARPFISHING. Un saludo Oscar.


foro