Objetivo caviar

Agosto 2012. Javi Calvo y Bea Rivas. Después de tantos días de trabajo sin apenas descansar, tuve unas pequeñas vacaciones. Nada más llegar a casa le dije a mis compañeros de pesca “¡Preparaos, que tengo tres días así que ya toca pesca!” Chisme por motivos de trabajo no podía venir pero Manzano nada mas decírselo se animó, ya que a él le pasaba lo mismo que a mí, teníamos muchas ganas de pescar. El día después ya estábamos preparando nuestra jornada de pesca.

page

Después de lo mal que se nos dio en febrero Domaine de la Ribiere, estábamos con muchas ganas de pescar. Este año todavía no habíamos pescado ninguna carpa porque apenas teníamos tiempo de salir de pesca, así que imaginaros las ganas que teníamos. Decidimos finalmente Iktus. Estábamos en Junio y los peces tenían que estar activos, además, después de hablar con Jeremy, el gerente del pantano, nos confirmó que la semana antes que nosotros dos españoles habían tenido varias carpas por encima de 28KG que para nosotros era muy tentador. Además, también habían sacado varios amures que para mi es uno de los pocos peces que me falta de pescar. Después de confirmar que el puesto 5 estaba libre llamé a Manzano y rápido me dijo que era una buena opción. Al llegar a casa se lo dije a Bea y también la gustó mucho la idea así que llame a Jeremy y contraté el puesto 5. Ya sabíamos los cebos que llevaríamos esta vez. Utilizaríamos los pellets de Biomar que los tenemos a un paso de casa y como boilies emplearíamos AK-47 de Fun Fishing, gracias a mi amigo Marcos, gerente de WorldPesk, tienda de carpfishing del suroeste de Madrid.

Llegada a Iktus

Cuando llegamos al pantano, estaba precioso como siempre. Para mi, es uno de los pantanos más bonitos y tranquilos que conozco. El puesto 5 que habíamos elegido es un puesto muy amplio. Además, lo bueno que teníamos es que a partir de las 12 de la mañana teníamos sombra para todo el día, gracias a los árboles que teníamos en la misma orilla. Llegamos muy pronto y nos dio tiempo antes de comer a poner las boyas señalizadoras, así que pudimos comer tranquilos sin problema. No teníamos nadie alrededor nuestro así que estábamos muy tranquilos. Sabíamos que en el puesto 8 podíamos poner una postura. Es muy buen puesto, siempre que lo he pescado me ha dado buenos peces y sé que no habiendo nadie como estaba allí íbamos a tener varias picadas.

cav8

Planteamiento

Bea pescaría a la derecha pegada a los palos, yo en el medio a pantano abierto y Manzano a la izquierda entre los puestos 4 y 8. Ya teníamos todo preparado para la noche así que a esperar las picadas. Como buenos compañeros, nos sorteamos las picadas siendo Bea la primera en tirar, yo el segundo y Manzano el tercero. Antes de anochecer picó la primera caña pero al tirar Bea no notó nada. Me pareció muy raro pero bueno, con el cansancio del día era fácil fallar una picada. Al llegar la noche, a eso de la 1am, tuvimos una picada. Era una de mis cañas. Corriendo Bea tiró pero con la mala suerte que se resbaló y se metió en el agua. Cuando quiso tirar de la caña el pez ya se había escapado así que de nuevo perdimos otro pez. Sobre las 3 de la mañana pico una caña en el puesto 4 pero cuando llegamos a la caña dejó de sonar y después de esperar mucho haber si seguía picando nos dimos cuenta que el pez ya no estaba.

Recompensa

Por fin a las 4 de la mañana picó de nuevo en la caña mía del medio y Bea consiguió clavar el pez. Subiéndose a la barca con Manzano, conseguimos subirlo. Parecía grande. Después de un buen rato por fin veo que Bea venía muy contenta. Nada más llegar a la orilla me di cuenta que no era una carpa si no un esturión. Era muy grande y después de medirlo y pesarlo (20,2KG) lo devolvimos rápidamente a su medio. Ahora me tocaba a mi. Durante la noche, no tuvimos mas picadas. Estábamos impacientes porque estaban picando mucho. Por la mañana la pasamos pescando percas y percasoles con una cañita pequeña que teniamos para pescar peces pequeños en la orilla pero los peces grandes no daban la cara. Toda la tarde no picaron nada, ni los peces pequeños. Pintaba mal.

page

A eso de las 4 de la mañana una de las cañas de Bea se arrancó, pero al llegar a la misma se paró. No se movia nada. Estuvimos alli un rato asta que por fin el pendulo empezo a moverse . Manzano pensaba como yo. El pez esta ahí y hay que esperar. En cuanto el pendulo bajó un poco, tiré de la caña enérgicamente. Este pez tiraba mucho y venia muy rapido hacia mi. Manzano se tiró a por la barca por si acaso la necesitaba pero el pez seguia viniendo sin problema. Cuando el pez llegó a la orilla nos dimos cuenta que era otro esturion (18,5KG). Esta vez un tramontana. Estaba muy bravo ya que en cuanto nos vio empezo a tirar y casi me costo 30 minutos sacarlo desde la orilla eso si para mi fue un triunfo poderlo sacar ya que la orilla estaba llena de palos.

page

Ahora le toca el turno a Manzano. Ya estaba muy nervioso ya que no picaban las carpas que era lo que el queria pescar. Después de las pocas picadas que habiamos tenido y como transcurrían los dias, cualquier pez era importante ya que asi “tocariamos escamas” todos. A las 2:30 de la tarde mientras comiamos picó una de las cañas de David. Saltó de la silla y corriendo tiró de la caña. Otra vez se perdio la picada ya que no habia nada al otro lado de la caña.

Cambio de tercio

Hasta la noche no tubimos mas picadas. A eso de las 10 de la noche le dije a Manzano que se fuera preparando que a las 11 tendria una picada en la caña del puesto 8. Riéndose me dijo que si picaba era para hacer un estudio porque todos los dias tuvimos una picada en el puesto 8. Siempre entre las 11 y la 1 de la mañana, siempre ha pasado cada vez que he pescado el puesto 8. Pues a las 11:10, picó una de las cañas del puesto 8. Al salir corriendo David y llegar a la caña habia dejado de picar pero esta vez estabamos seguros de que estaba ahí. Exacto. Al poco rato volvio a arrancar clavando energicamente. Esta vez no parecia muy grande pero teniamos un pez.

page

Cuidado vital del pez

Rápidamente me fui a por la barca y a buscar a Manzano. Este se montó a toda prisa. Al llegar a la mitad del pantano el pez casi no tiraba. Pensando que podia ser una carpa pequeña, al subir a la superficie nos dimos cuenta que era otro esturion (19,3KG). Esta vez casi no tiró. Era raro ya que cuando he pescado un esturion negro suelen saltar por encima del agua. Cuando conseguimos meterlo en la sacadera David se dio cuenta que le faltaba una aleta. El pobre esturion, preocupados por el, al llegar a la orilla con todo cuidado, estuvimos tratando de buscar si habiamos sido nosotros con el sedal quien habiamos podido hacer eso destrozo al pobre pez. Al intentar curarle la herida me di cuenta que estaba muy cicatrizada, asi que no habiamos sido nosotros. Al momento empiezas a pensar lo peor, que quizá haya sido un compañero de afición que no ha tomado las medidas de seguridad necesarias para el trato del pez. Una pena.

page

Despues del pequeño susto nos pusimos hacer el reportage fotografico. Era un buen pez. Inmediatamente al agua. Hay que tener mucho cuidado con este pez, los esturiones son muy delicados y tardan mucho en oxigenarse asi que hay que darse prisa y devolverlo rapido al agua. Esta noche prometia mas picadas asi que cenamos muy rapido y nos dirigimos a dormir pensando que nos despertarian muchas veces,asi fue ya que la tocaba a Bea de nuevo y a eso de las 2 de la mañana de nuevo pico la caña de la orilla Bea salio muy rapido y cuando llego a la caña otra vez el pez se habia escapado sin poder tirar de la caña,otra vez a descansar.

cav1

Último día

A eso de las 6 de la mañana pico una nueva caña. Bea salio corriendo y al llegar a la caña se paro y no pudo tirar y nos quedamos los tres esperando como otras veces. Esta vez el pendulo se movía, podria ser que si podria tirar. Esta vez Bea pudo clavar. David y yo estabamos mirando la caña ya que Bea pensó que no traia nada pero yo la decia que si que recogeria con cuidado que venia muy comodo pero que luego la daria guerra. Cuando llego a la orilla era una brema, una inmensa brema. Al instante, empezamos a pensar en todas las picadas que finalmente no clavaban. Podrían ser bremas…

De haber una nueva picada me tocaría a mi. Ya estaba con ganas de pescar. Bea y David me habian subido mucho la moral, pero no hubo más suerte. Es más, cuando estabamos terminado de recoger, se arrancó una de mis cañas perdiendo el pez. Como otras veces, no llegó a claverse asi que me quede con las ganas.

Esta ha sido nuestra primera aventura del 2012 en Iktus, pero en agosto tendremos la revancha ya que volvemos al puesto 5 con ganas de superar estos resultados. Ibamos con el objetivo de divertirnos y poder pescar el mayor número de peces y, a ser posible distintos, pero el resultado dejó claro que nuestra estrategia, el azar y “la magia de los dioses” influyeron para convertir nuestra breve jornada en un recuerdo de lujo: puro caviar.


 foro