La fuerza de una pasión

Marzo 2011. Javier Calvo y Bea Rivas. Os quiero presentar a Paquito, un niño de 12 años invidente que tuve la suerte de conocer en una de mis visitas al lago portugués de Alfarofia. Es increible cómo esta pesca puede apasionar tanto a personas de cualquier edad y la fuerza con la que transmiten sus vivencias.

Hace un año preparamos un viaje para Alfarofia a pescar al pantano de nuestro amigo Joao. Como siempre llamamos a nuestros amigos, uno de ellos José Solís. Ibamos a estar varios días de pesca así que como siempre, se que además de la pesca, mis amigos suelen ir a estar con nosotros, por eso es muy ameno pescar en Alfarofia. Nos bajábamos David, Bea, Chisme y yo a pescar esos días aunque Bea tenía un examen para juez árbitro nacional de atletismo así que poco tiempo tenia para la pesca. Elegimos el puesto 7, ya que era el más amplio para poder estar todos, además Solís tenía el puesto 6 para el. Un día antes me llamó y me dijo que si no me importaba que iría su sobrino, tenía mucha ilusión por conocerme, yo encantado de conocerlo y además siempre me gusta relacionarme con la gente, creo que es lo más importante de nuestra pesca el poder hacer nuevos amigos siempre. Cuando llegamos y después de hablar un rato con Joao nos pusimos a montar.

Lo bueno que tiene Alfarofia es que tiene Black Bass así que es fácil ponerse a pescar y sacar buenos peces. Nosotros como nos gusta todo tipo de pesca pues siempre llevamos nuestras cañitas para poder pescar siempre que podamos, así que después de montar todo el material Bea se quedo estudiando y nosotros pues a pescar Black Bass.

Después de llevar muchas picadas de Black Bass y sacar varios de gran tamaño, al mirar al puesto nos dimos cuenta que había llegado ya Solís, recogimos y nos fuimos a conversar con él. Llegaba solo así que le preguntamos que donde estaba su sobrino y nos dijo que llegaría por la tarde con su padre ya que él solo no podía pescar. Yo le pregunte por qué y él me dijo que era invidente. Yo no me hacía a la idea de cómo podía pescar una persona invidente al carpfishing ya que si para nosotros ya era difícil pescar imaginaros como era para el poder pescar.

Al llegar la tarde llegó un coche y por fin conocimos a su sobrino. Ayudado por su padre llego hasta el puesto donde estábamos cenando todos. Paquito se presento y ante nosotros se puso a montar todo su material, allí monto trípode y sus cañas, todo preparado para empezar a pescar. Me quede perplejo cuando lo vi coger la caña y lanzarlas al agua. Por la noche nosotros tuvimos varias picadas pudiendo sacar varios peces, pero me intrigaba como podía sacar Paquito un pez. Por la mañana, nada más levantarme me fui a ver a Paco. El me dijo que no había tenido ninguna picada pero estaba muy ilusionado en poder sacar algún pez. No pudimos sacar ninguna carpa pero con las cañas de Black Bass seguían saliendo muchos así que pasamos todo el día sacando peces

Al llegar la noche todos estábamos esperando poder sacar más peces pero yo solo pensaba en como poder pescar carpas sin poder ver, tenía que ser muy difícil, mientras cenábamos yo le pregunte que si cuando picaban era capaz de saber por dónde va el pez, el me dijo rápido que si que por la tensión de la caña sabe perfectamente donde esta el pez lo que no puede saber es si esta cerca de la orilla o lejos pero con ayuda era capaz de sacar cualquier pez.

Después de pasar la noche no habíamos tenido suerte de sacar peces pero yo confiaba en que podrían picar en la cañas de Paquito. Por la mañana estuvo manejando mi barco cebador con la mala suerte que me quede sin batería en el medio del pantano así que después de un rato conseguimos poder recuperarlo en la otra orilla.

Pasaban los días y no conseguíamos que Paco sacaría una carpa para poder poneros en este articulo, aunque teníamos fe de que podríamos conseguirlo. Comiendo le pregunte que cual era la carpa mas grande que había podido sacar. Rápido me dijo que era de casi siete kilos pero que no podía salir mucho de pesca pero que le gustaría salir mas.

Después de estar con él y cambiar impresiones de pesca sonó una de sus alarmas. Todos nos quedamos quietos menos él que se levantó y rápido dijo es mi caña ¡Corre, corre!. Rápido su padre lo cogió de la mano y le acerco al trípode. Todos nos quedamos en silencio mientras el clavaba el pez. Todos seguíamos en silencio mientras Paco lo luchaba. Todos estábamos detrás de él para darle muchos ánimos, para todos era muy importante poder sacar eses pez ya que con suerte seria su record.

Paquito, como nosotros lo llamamos cariñosamente, estaba muy nervioso y solo decía ¡Es grande, es grande! Él me decía que en todo momento sabia donde estaba el pez y que tiraba mucho. Entre nosotros nos mirábamos deseando que podría sacar al pez. Por fin el pez llagaba a la orilla y después de costarle mucho, todos estábamos deseosos de que no se le fuese, pensando hasta en tirarnos al agua a por él en varias ocasiones.

José cogió la sacadera y por fin pudimos meterla dentro. Paco estaba pegando votes de alegría y todos con él. Paco se abrazo a mi dándonos las gracias por todo, las gracias se las tenemos que dar nosotros. Siempre se tiene nervios por sacar un pez pero cuando lo estás viendo pescar no sueles tener esos nervios, pero esto era distinto, todos estábamos muy nerviosos porque Paquito podría sacar ese pez. Era muy importante para él.

Después de pesarlo José Solís le dijo que tenía nuevo record y que ahora era de 8 kilos. Se lo merecía, por fin estábamos todos muy contentos y para todos fue unos días inolvidables. Una vez más, ¡Enhorabuena Paquito!. Conseguimos que Paco tuviera su premio pero me quede con muchas ganas de volver a pescar con él así que ya sabes, ¡Nos debes otra sesión de pesca! ¡¡¡Que grande eres Paquito!!!


 foro