Murphys, primer viaje

Noviembre 2010. Gonzalo GIl. El exceso de calor en verano hace prácticamente imposible (no saludable) practicar el carpfishing en España, convirtiéndose Francia en el destino preferido por los pescadores europeos y, cada vez más, españoles. En esta ocasión visitamos un nuevo lago, Murphys Lake.

revista

Este Agosto visitamos Murphy´s Lake, en el departamento francés de Dordoña. El contacto con el propietario se produjo a principios de año después de valorar varias opciones que teníamos como destino vacacional. Peter, así se llama el gerente, nos hizo llegar varias copias en DVD de las capturas obtenidas en 2009 así como información fundamental del lago. El buen trato recibido y la predisposición de Peter a ayudarnos en todas las facetas de nuestra aventura, nos hizo decidirnos por Murphys Lake.

Situación y dimensiones

Murphys Lake está situado en el pueblo de Echourgnac, a 9km de la ciudad de Montpon y a 40km de Bergerac. La distancia desde Madrid es de 795km a través de Irún, siendo el trayecto completo en autovía. El coste de los peajes asciende a 60EUR aproximadamente por viaje de idea-vuelta (40EUR en España y 20EUR en Francia). El lago tiene 1.5Ha, tratándose por tanto de un lago de muy reducidas dimensiones. El lago tiene forma de muela, formando la corona un espacio de 120m x 90m. Alguno podría pensar que está pescando en el Camp Nou. Dispone de página web: http://www.murphys-lake.com/ para consultar los últimos reportes de capturas así como una amplia información a disposición de los pescadores interesados en visitarlo.

Puestos y especies

El lago pone a disposición 7 puestos, algunos dobles. El máximo número de pescadores simultáneos en el lago puede ser de 9. La experiencia nos ha demostrado, y en al artículo haremos énfasis, que el número óptimo es de 5 pescadores. Todos los puestos están bautizados. Las especies que habitan en el lago son carpas comunes, cueros y royales, lucios, black-basses, percas, bremas y gardones. El stock del lago es de aproximadamente 200 carpas, donde tres carpas rondan los 30KG y alrededor de 20 superan los 20KG. Es una buena carta de presentación. El fondo del lago es digno de estudio, al intercambiar bancos de grava y cieno, lo que hace más técnica la pesca. La profundidad media es de 1,5 metros alcanzando la máxima profundidad en 3 metros. Existe una zona de nenúfares, que se muestran desde la primavera hasta el otoño aunque son fruto de ataques de animales como castores, nutrias, etc. La calidad del agua es excelente pues se encuentra constantemente oxigenada, favorecida por una entrada y salida continúa de agua en cada una de las colas, incluso en meses de intenso calor. El agua es originada por la propia tierra al encontrarse el lago inmerso en un bosque de 60Ha.

No se necesitan licencias de pesca al tratarse de un lago privado. La pesca nocturna y acampada está obviamente permitida así como el cebado continuo de las aguas por medio de barcas cebadoras o neumáticas. Cada puesto dispone de biwy que pueden ser empleadas por los pescadores, detalle interesante que nos permitirá ahorrar en equipaje. Asimismo, destacar la existencia de dos cabinas de madera en la cola de mayor longitud del lago que nos permitirán disfrutar de la pesca con mayor comodidad, al disponer de dos camas en su interior. Cada puesto está equipado con barcas rígidas de madera y PVC con remos para su uso, mesas de madera y barbacoas.

Tal y como hemos mencionado, el lago se encuentra dentro un bosque y el acceso a ambos se realiza a través de una única puerta metálica donde está instalada una cancela de seguridad, cuya combinación es facilitada por Peter a nuestra llegada. Es importante mencionar que este aspecto proporciona máxima seguridad y tranquilidad a los pescadores.

Servicios

El lago dispone de una cabina de WC pero sin servicio de ducha. Para ducharnos deberemos desplazarnos a la casa de Peter y su mujer Michelle que se encuentra a menos de 1Km del Lago. En su casa han habilitado una habitación exterior con lavabo, ducha, un equipo potente de refrigeración y enchufes para recargar baterías, móviles, ordenadores, etc. El acceso al lago se realiza por el lateral de la cola larga, pudiendo llevar el material de pesca a todos los puestos del mismo. La base de la corona, “la isla” como nosotros decimos, sólo es accesible andando o a través de barca. Encadenando 2-3 barcas, bastarán dos viajes para llevar el material y cebo de 3-4 pescadores.

Peter aconseja a los pescadores traer motores eléctricos para equipar las barcas. No obstante, ofrece la posibilidad de alquilar uno con dos baterías por 5EUR/día. Del mismo modo, te orienta sobre las técnicas de cebado a emplear así como los cebos (sabores) que están siendo bien aceptados por los ciprínidos. No obstante, a falta de cebo, Peter tiene a disposición de los pescadores una amplia gama de boilies, pop-ups, dips, pellets, etc. para su venta.

Reservas y tarifas

El lago permanece abierto todo el año. Para el 2010, el precio por pescador por semana incluyendo 3 cañas es de 215EUR aproximadamente (175Libras). Si se escoge la opción “comida incluida” el precio es de 250EUR, y disfrutaremos de desayuno continental y cena sobre las 17-18h. Si lo deseamos nos pueden preparar un sándwich a mitad de mañana. Hay que entender que el lago está orientado al mercado inglés, de ahí los horarios elegidos para almorzar.

Existe una tercera opción que es “full-package”, donde por 350EUR disfrutaríamos de la opción “comida incluida” más el alquiler del material de pesca por una semana. El único material que está excluido del paquete y que tendríamos que portar sería el “terminal tackle”, es decir, todo el material destinado a la fabricación de bajos, puentes así como plomos.

PassionCarp te ofrece la posibilidad de gestionar la reserva por ti, salvando el problema del idioma, ya que Peter y Michelle no hablan español. Envíanos un correo a passioncarp@gmail.com y te haremos llegar toda la información que necesites como por ejemplo las reglas internas del lago, muy importantes para el cuidado y respeto por las capturas.

Entorno

El lago se encuentra a menos de 1Km del pueblo y en él encontraremos un pequeño supermercado que puede aliviar nuestras necesidades aunque el precio puede resultar elevado. No obstante, en el pueblo de Montpon, a unos 15minutos del lago, encontraremos grandes supermercados donde los precios se asemejan más a los que acostumbramos a ver en España. La gasolinera más cercana la encontramos también en Montpon. Aquellos que os guste visitar tiendas de pesca, tenéis una tienda de pequeñas dimensiones en Montpon o, la que nosotros recomendamos, una gran tienda de pesca llamada Europeche en Bergerac. Si no sabemos como llegar, Peter estará encantado de acompañarnos, pues disfruta de muchas semanas de pesca a lo largo del año en Murphys y en otros lagos regentados por amigos suyos. La cobertura de móvil, otro aspecto muy importante en nuestros viajes, es irregular y tendremos que movernos por el lago para encontrar puntos para poder hablar.

Nuestra experiencia

La historia comienza el 6 de Agosto en Madrid, donde nos habíamos reunido en mi casa Erre (Córdoba), Lytos (Palencia), Molina (Badajoz), Braulio (Huesca), Pepe (Madrid) y yo. Nuestro compañero Pajuelo y el Chacho partían directamente desde Mérida. Todos decidimos reunirnos en Burgos a media noche para hacer juntos el viaje. Cuando haces un viaje de este tipo, nuestra experiencia nos dice que es mejor organizarse previamente por parejas, tanto en comida como en gastos generales (peajes, gasolina, etc.) salvo que en algún aspecto concreto los gastos afecten a todos. De este modo, hicimos sorteo previo de parejas y dejamos el sorteo de puestos para nuestra llegada a Murphys.

mu2

Viajando toda la noche, es necesario hacer varias paradas hasta llegar a nuestro destino pues muchos de los compañeros han viajado hasta el punto de reunión, han trabajado ese día, etc. El viaje se suele hacer pesado, sobre todo los últimos 150km. Partimos a las 21h de Madrid y llegamos al lago exactamente a las 7h de la mañana del sábado 7. 10horas exactas de trayecto para 800km, a una media de 100-110km/h debido a la carga de los vehículos. En otros viajes que hemos realizado, hemos decidido partir a media noche o incluso adentrados en la madrugada. Error que no volveremos a cometer. En Agosto, los días son muy largos y amanece sobre las 6.15am. Hay que intentar llegar con los primeros rayos de sol para no perder el primer día de pesca. Es muy interesante conocer a los pescadores que abandonan nuestros puestos de pesca y conversar con ellos acerca de la experiencia que han vivido.

Recepción

A las 7h, gracias al GPS, llegamos a la puerta de Murphys Lake y lo encontramos vacío, con las biwys montadas, pero sin pescadores. Encontramos un teléfono en la entrada al que llamamos. Al habla Peter, que nos indica la combinación de la cancela para que le esperemos en el LODGE, el punto de recepción que tienen Peter y Michelle habilitado en el lago. En media hora, nos da tiempo a comunicarnos con España y visitar los puestos más cercanos a donde estábamos.

La primera impresión que nos llama la atención son las reducidas dimensiones del lago así como el color del agua, absolutamente chocolate por las intensas lluvias recogidas dos semanas antes. Comentando la situación, llega Peter en su Jeep y con su Rottweiler Ché. Le saludamos, intercambiamos opiniones sobre el viaje y rápidamente, nos invita a recorrer cada uno de los puestos del lago indicándonos las características esenciales de cada puesto, el tipo de suelo, los cambios importantes de profundidad, los “hot spots” que debemos tener presentes así como curiosidades sobre cómo comen los peces y la influencia del tiempo, las entradas del agua, etc. Nos comenta que la semana previa no había habido reservas.

Sobre las 10 de la mañana Peter nos abandona dejándonos la lección aprendida y recordándonos las reglas fundamentales del lago. Realizamos el sorteo de puestos. Chacho, Braulio y Pajuelo pescarían el muro en su lado derecho, Pepe y Molina la cola grande y Lytos, Erre y yo pescaríamos la cola pequeña y el muro en su lado izquierdo. Transportamos todo el material a cada uno de los puestos, comemos tranquilamente y aprovechamos para dormir un par de horas. El cuerpo lo agradece.

Técnica y estrategia de cebado

Entre 16h y 18h cada puesto estaba estudiado, habiendo dedicado mucho tiempo a palpar el fondo mediante palos extensibles. Todos buscábamos las zonas de grava y las zonas de cambio de cieno a grava, los desniveles, las sombras profundas de los árboles, etc. Como se suele hacer en estos casos, marcamos los árboles con pinzas de colores o recortes de bolsas.

Las reducidas dimensiones del lago nos obligaban a disponer la mitad de las líneas por encima del lago. Esto lo conseguíamos a través de las clásicas pinzas de la ropa. Aprovechamos el agujero pequeño de la pinza (más resistente que el grande) para introducir nuestro puente y bajo. Peter nos había prevenido de la extrema desconfianza de los peces del lago ante las líneas. De este modo, nuestros puentes de fluorocarbono eran de al menos 3 metros para que siempre pasara el puente sobre la pinza, no la línea madre. El peso del plomo era de, al menos, 140gramos. La picada del pez sumado a nuestra clavada hace escapar el puente de la pinza. La pinza permanece siempre en el árbol (la atamos con trenzado). El resto de las líneas, completamente hundidas con los plomos cautivos y plomos voladores a mitad de línea.

Es vital sondear y palpar, si nos permite la profundidad, el fondo. Si estamos pescando a 80metros donde la profundidad es de 2metros y a mitad de recorrido tenemos una duna de 1,80metros, la colocación del trasero volador debe hacerse después, no antes de la duna. Podemos perder una semana de pesca por detalles como éste. Tal fue el cuidado que le prestamos a la visibilidad de las líneas que Erre, por ejemplo, colocó la pinza en el quitamiedos de la carretera que coincide con el muro del lago. Algún biciclista se paró a observar tan curioso invento. En muchos casos, la profundidad de 50-60cm de la orilla, te permitía descender de la barca y colocar manualmente el cebo. Algún friqui como yo, enterrábamos el último metro y medio de la línea y colocábamos los granitos de maíz a traición.

La estrategia de cebado fue sencilla: concentración de cebo en pequeñas cantidades. El cebo utilizado en el 90% de las cañas fue maíz artificial remojado en aromas dulces y salados de las marcas que ofrece el mercado. Apenas se empleó boilie durante la semana, aunque el dueño nos recomendó su uso en formato “hi-viz” o de alta visibilidad, debido a la oscuridad del agua. No tuvimos resultados con boilie.

El cebado que acompañaba nuestros maíces fue bastante parecido entre parejas aunque cada grupo le daba su toque particular. Lytos, Erre y yo optamos por una mezcla de pellets de maíz, maíz dulce, cañamón y chufa troceada mediante el Krusha de Korda. Todo este potaje estaba bañado en sirope de chufa de Prologic y remojo de chufa de Dynamite Baits. Pepe y Molina emplearon maíz dulce, cañamón y engodos especializados de carpfishing de la marca Bait Tech. Braulio, Pajuelo y Chacho emplearon maíz dulce, cañamón, pellets de maíz y boilies de N-Blend troceados (DT Baits).

Primeros resultados

La primera picada no se hizo de rogar y a las 10 de la mañana, una de mis alarmas suena tímidamente. De madrugada, había dudado en clavar en otro breve toque y esta vez no me lo pensé y clavé. Tuve una sorprendente lucha para llevar una pequeña carpa común de más de 5KG a la moqueta. Al pescar al límite, justo en la orilla contraria, sabíamos que las picadas serían traseras al 90% y eso nos hacía dudar la mayoría de las ocasiones.

No había transcurrido ni media hora cuando Erre clavaba a 90metros la primera gran carpa de la semana, que a la postre sería su pez más grande. Se trataba de una carpa cuero cercana a los 14KG. En medio de la sesión de video y fotos, una de mis cañas que tenía a menos de 30metros empieza a sonar con fuerza. Era la de maíz en kiwi. Estaba pescando en la cola pequeña y la carpa estaba saliendo a lago abierto. La frené de golpe y en los primeros cinco segundos ya sabía que no era un ejemplar de 10KG. Esa sensación de sacar línea del carrete poco a poco, de no tener narices para cambiarla el rumbo. Malo me puse pero intentaba camuflarlo diciéndole a mis compañeros que no sabía como era. No había forma humana de acercarla. Poco a poco fue cansándose. Yo no tenía ninguna prisa, sabía lo que había. Merecía la pena esperar unos minutos más. Después de varios intentos por cobrarla, Pajuelo, que había venido a ver la carpa de Erre, introducía en la sacadera, rota al forzar, una carpa cuero de 21,5KG. No tenía palabras. Nada más conocer el peso me fundí en un fuerte abrazo con Pajuelo, Lytos y Erre. Tenía nombre, se llamaba Stella. Me había enamorado.

Una mañana para enmarcar. En apenas 2 horas se habían conseguido dos capturas. El día era caluroso, el cielo totalmente raso. Los peces estaban comiendo, se percibía en la superficie del agua y en el movimiento continuo. A media tarde, se perdieron tres picadas en diferentes puestos: Molina, Lytos y Chacho. La noche deparó a Erre dos nuevas carpas cercanas a los 10KG mientras que Molina, Braulio y Pepe conseguían, en la misma zona, tres bremas en cuestión de horas. Esto demuestra que también se arman en ejército a la hora de comer.

El tiempo cambia

Tras un domingo intenso, la mañana del lunes despertó con nuevas carpas. Erre consiguió una carpa cercana a las 8KG y el Chacho se estrenaba con una buena carpa de 10,1KG. Lytos empezaba a notar que su puesto era de los más activos pero no había fortuna y los peces no terminaban de comer con confianza. Las carpas se soltaban al poco de arrancar. Estaba pescando en el mismo muro.

El lunes transcurre y Pepe sufre un picadón que acaba con rotura de línea. Posteriormente se dio cuenta que quizá debía de haber aumentado la longitud del puente ante los obstáculos existentes. Yo consigo llevar a la moqueta una preciosa royal de unos 8KG y Molina tiene una buena picada que se desanzuela durante la pelea. Los labios de las carpas venían tocados. Debíamos extremar nuestros bajos. Era necesario pescar muy fino.

Peter, que viene cada día a charlar con nosotros, nos informa que se espera un cambio de tiempo para el martes y miércoles. Viene lluvia y eso puede activar la pesca. Los peces notan el cambio de tiempo y la noche del lunes transcurre completamente tranquila. El martes amanece oscuro, con ganas de llover en cualquier momento. Aprovechamos para recoger el material y resguardarlo bajo los árboles. Los peces cesan su actividad y empieza a llover de forma intermitente. El día transcurre sin picadas y aprovechamos para explorar de nuevo los puestos y buscar alternativas a las cañas menos efectivas.

La noche del martes proporciona dos nuevas picadas. Erre consigue una carpa de unos 9KG y un obstáculo rompe la línea de Lytos durante la pelea. Una lástima, tenía la sensación de estar ante un buen pez. El lago muestra cada noche una actividad incesante en las colas pero no se traduce en nuevas picadas.

Punto de inflexión

La mañana del miércoles amanece tranquila. El cielo nublado ha dado paso a un día de sol auténtico. Estamos convencidos que a los peces les mueve el sol. La actividad vuelve durante la mañana y Pajuelo consigue su primera captura de la semana, una bonita común de más de 7KG de peso. Nos alegramos mucho por él. Es su primer viaje a Francia y se lo merece.

Sin tiempo de reacción, Braulio, después de una intensa lucha, pierde un pez cercano a los 12-13KG en el “árbol hundido”. Molina coge el testigo al poco rato y consigue llevar a moqueta su primera carpa de la semana. La espera ha merecido la pena y una carpa de 16KG reposa sobre su moqueta. La carpa is “made in Sierra Brava”, un calco. La alegría le invade, llevaba varios días sin picadas y temía por no volver a escuchar sus Delkim.

Los compañeros recuperan la confianza y todo hace presagiar que hasta el sábado vamos a disfrutar de lo lindo. Dicho y hecho. Antes de acabar la tarde, Braulio, que estaba pescando la otra cara del “árbol hundido”, llevaba a moqueta una espectacular carpa de 16,7KG. Era la recompensa a ese pez perdido horas antes. Braulio, nos había prometido que si conseguía una carpa de más de 25KG de peso, se cortaría las rastas que al viaje llevaba. Esta carpa había quedado cerca pero no le convencimos. Quedaba semana y el lago las tenía. Nos fuimos a acostar, no sin antes Erre faltar a su cita y llevar una pequeña carpa a orilla. Lytos tuvo en cuestión de minutos sus tres cañas fuera del agua, pero la mala suerte se está cebando con él. Yo prometí no coger una caña más. Mis cañas eran de Lytos a partir de ese momento.

Apoteosis total

Vaya jueves que vivimos. A la hora de comer esperaba una buena paella pero la mañana despertó con un carpón de Chacho de más de 15KG. Varias picadas se sucedieron por parte de Erre y Molina pero ninguna carpa superaba los 10KG de peso. Pepe perseguían su primera captura desde “la isla” pues decidí cederle mi puesto para que intentara conseguir su primera carpa francesa. El puesto que estaba pescando no le ofreció más que una brema y una picada errada. El tiempo de espera hasta la paella era recompensado con preciosas percas de medio kilo a kilo.

La paella dio paso a lo que fue el momento más dulce de la semana. Braulio y Chacho se encontraban al lado del muro probando las alarmas. Pajuelo había aprovechado para ducharse. Una alarma empieza a delirar en mitad del lago. Empezamos a buscar su origen. Después de un grito de Molina y otro mío, Braulio se percata que la alarma que suena no es la que está manipulando. Sale escopetado. Clava. La tiene. Suda gota para empezar a vencerla. Todo el bosque presencia la pelea. Los compañeros miramos como Braulio aguanta las embestidas. Molina se apresura para ayudar a cobrar el pez. Comenta en alto que ha batido su récord seguro, que es más grande que la cogida el primer día. ¡Si! ¡Ya no se escapa! Una más que impresionante carpa reposa sobre la moqueta. Llegan los compañeros de ducharse. Nadie da crédito. Olvidamos las cañas y todos estamos junto a Braulio. La báscula de 25KG da ERROR. Hay que usar una báscula superior. Disponemos de trípode y báscula mayor y procedemos a pesar. La báscula marca más de 25KG pero al restar el saco, el peso se detiene en 24,5KG. Increíble, había igualado su mejor marca. Tenía un doblete personal del mismo peso, una en común y ésta en royal. Llega Peter para decirnos su nombre: “Three scales” en referencia a las tres escamas solitarias que tiene en uno de los lados. Qué subidón de adrenalina estábamos viviendo.

Three scales es devuelta al agua con el máximo cuidado posible. Debemos ir equipados siempre con una buena moqueta porque estos peces son vidrio puro y no podemos escatimar en estos detalles. Todos y cada uno de nosotros felicita a Braulio, enseñándole fotos y fotos de todas las cámaras que llevábamos. Faltaba día y medio para volver a casa y habíamos logrado dos carpas por encima de 20KG. Estábamos muy contentos a la vez que esperanzados en volver a ver otra carpa de esas dimensiones.

Último día

La noche del jueves transcurrió de lo más tranquila al igual que la mañana del viernes. Otra vez estaba el cielo nublado y todo hacía presagiar que no saldrían muchos peces más. Pues no, Erre cogió la carrera y sacó 3 peces en la mañana, siendo el más grande de 12KG. Erre obtuvo durante la semana 13 picadas y consiguió llevar a moqueta 10 peces. Estaba pescando la única zona del lago no accesible de ninguna manera. Todos sabíamos que era una zona clave.

Los dueños nos invitaron a una barbacoa acompañada de riquísima comida española, pues Michelle es amante de la cocina. Disfrutamos de un gran cierre de semana a la espera de la última tarde-noche. A la mañana siguiente debíamos recoger temprano pues el lago sería ocupado a mediodía y teníamos que transportar todo el material de la isla amén de organizar los vehículos.

Transcurría la tarde muy tranquila y nos fuimos a acostar. A la 1 de la mañana, una caña de Molina se arranca. Yo me encontraba al lado al irse Pepe a mi puesto. La noche era cerrada, no había luna, no veíamos nada. El sentía un buen ejemplar al otro lado de la línea pero imposible de tantear el peso. Encendemos los frontales y sale despedida como un auténtico tomahawk. Molina aguanta tenso, al menos 15KG tiene bajo mi cálculo de verla el lomo. Tras idas y venidas la cobramos. “Yes, come on”, como suele decir Molina al igual que Danny Fairbrass de Korda. La coloco en la moqueta y ahí estaba un precioso carpón royal de casi 19KG. Las apuestas siempre miran a Molina. Todos los compañeros sabemos que es un excelente pescador y que tiene ese sexto sentido para el carpfishing. Esta vez apuró al última día para conseguirlo para se lo merecía. Tuvimos que despertar a los compañeros y todos dijeron ¡Sabía que ibas a sacar otra gorda!

Lytos tuvo una picada nocturna que le deparó una brema increíble y Pepe tuvo una picada bestial en mi puesto. La mala suerte hizo romper toda la línea madre, por encima de un puente de 3metros. Un árbol hundido o una roca fue la culpable. Una lástima porque sólo faltó Pepe para conseguir una sesión redonda de carpfishing.

Despedida

Peter y Michelle nos esperaban a mediodía en el Lodge con unas cervezas y vino para brindar por nuestra semana y desearnos buen viaje. Nos hicimos las respectivas fotos, nos fundimos en abrazos y comenzamos nuestro viaje de vuelta que comenzaba parando en Montpon, donde unos días antes, habíamos visto pizzerías en formato quiosco que no dudamos ni un segundo en parar y degustar antes de iniciar la vuelta. Chacho y Pajuelo seguirían una semana entera de pesca en Mequinenza. El resto volvíamos a Madrid encantados de la experiencia vivida. Volveremos.

mu17

El mensaje

Volvimos a vivir una experiencia increíble en todos los sentidos en la mejor compañía posible. Este es el cuarto año consecutivo que nos vamos a Francia y mientras escribo estas líneas ya estoy pensando en el siguiente destino: Semana Santa 2011. Todos necesitamos un escape durante el año que nos haga olvidar la rutina diaria y yo no tengo ninguna duda, lo haré siempre junto a mis amigos y en los mejores parajes que el carpfishing nos ofrece, dentro y fuera de España. Quisiera dedicar este artículo a ellos, las personas que me acompañan año tras año en estas aventuras y también a los que, con la mayor ilusión del mundo, han tenido que renunciar a este viaje por temas personales. “Sin vosotros, no hubiera habido ni éste ni ningún viaje”.


 foro