Spanish market

Febrero 2013. Gonzalo Gil. Convertiros durante un minuto en sociólog@ y estadista. Ahora os planteo un caso sencillo: “Escribe en una hoja las marcas comerciales de carpfishing que conozcas durante un minuto”. Tic-tac. Has terminado. Ahora escribe a su lado el país origen de la marca. ¿Qué observas? Puedo equivocarme, pero seguro que el 70% de las marcas que has escrito serán de origen inglés, un 10% francesas, otro 10% italianas, ¿y el resto qué?... 

...pues seguro te habrás acordado de alguna polaca, alemana y quizá, con suerte, española. Ahora ya puedo empezar mi artículo de opinión…

Ayer y hoy

Es indudable, y así lo he reflejado en varios artículos titulados “Cultura Europea”, que tenemos una fortísima influencia anglosajona en esta modalidad de pesca. No en vano fueron los creadores de lo que hoy llamamos, como no podía ser de otra manera en inglés, carpfishing. El que haya podido hacerse de videos en VHS de carpfishing (yo tuve la suerte de conseguir algunos de principios de los 90s gracias a un buen amigo), se dará cuenta de que la influencia corrió como la pólvora por países como Francia e Italia.

La popularidad de nuestra pesca hizo que empresarios ingleses se adentraran en la producción de material de carpfishing y cebos a gran escala, que propició la “externalización” de la fabricación de los productos en países asiáticos buscando un abaratamiento de costes. Mismas fábricas especializadas realizando los mismos productos para diversas marcas de carpfishing. Al final se convirtió y hoy siguen, en una guerra de precios y márgenes por el mismo producto.

La crisis ha impactado también en las empresas de carpfishing, principalmente con una reducción de ingresos, aspecto que éstas han aprovechado para reducir la fabricación de aquellos componentes de coste alto que se traducían en un elevado precio final en productos como biwis y cañas. Es lógico y tiene sentido. Los pescadores de carpfishing renuevan constantemente su tackle (accesorios) pero la decisión de cambiar de trípode, cañas, carretes o biwis se hace más difícil cuando el entorno económico es más complicado.

Ahora bien, entre ayer y hoy, ¿ha habido iniciativas españolas para introducirse en el mercado empresarial del carpfishing?

Nuestra primera marca: Specimen

La respuesta a la anterior pregunta es SI. Quizá quien haya sido contagiado recientemente por el carpfishing no lo sepa, pero hace 13 años, un pescador sevillano decidió apostar por esta modalidad de pesca y creó la empresa Specimen, cuyos productos podemos encontrar en la mayoría de las tiendas de España. Lo que empezó siendo un viaje a la aventura, llevó a Alberto Parish a incrementar año tras año la producción, trayendo a nuestro país absolutamente todo el material de pesca que podías encontrar en otras marcas de la competencia.

Año tras año, Alberto fue evolucionado los productos más demandados, las cañas y las biwies, precisamente los productos más caros de nuestra pesca. Sus continuos viajes a la India y a China para testar el material año tras año han deparado hoy en día en productos de máxima calidad que nada tienen que envidiar a la competencia. Ha cometido errores, al fin y al cabo todos somos humanos, pero cómo todos los grandes ingenieros o inventores del pasado aprendieron de caer una y otra vez. El tiempo le ha ayudado a rozar la perfección en la elaboración de determinados productos y quizá no todo el mundo lo sepa.

Su obsesión particular han sido las cañas. Cada modelo que ha fabricado perfecciona el siguiente u ofrece algo distinto y eso se traduce en exclusividad. Hablo por ejemplo de sus gamas Frequency, Crossbow y Black Carp, la gama alta de cañas de Specimen. El anillado de estas cañas, las mejores versiones de Fuji, empiezo a verlas, años después, en cañas inglesas a un precio prohibitivo. ¿Anticiparse? Es una ventaja competitiva que este pescador ha sabido ofrecer. Quien tiene alguna de estas cañas, incluso las Accelerator que fue el buque insignia de esta marca antes de la aparición de esta nueva gama, es difícil que se deshaga de ellas (siempre hay casos). Su precio es acorde a su calidad. ¿Realmente es un problema que sea española? Rotundamente no. Tengo en mi poder un modelo exclusivo y numerado de Fox, las Roberto Rippamonti Titanium (400EUR unidad), unas cañas increíbles pero perdonadme, me siento atraído por las Frequency, en mi caso y muy pocas veces recurro a las primeras. Portacarretes Fuji, anillado Fuji HQ, carbono de 40T desde el talón a la puntera, doble empalme, etc. Esta calidad sólo la encuentro en Century y Free Spirit a un precio de 450EUR por caña. Aquí, en España, gracias a una marca española, tenemos la misma calidad por 300EUR, y con el soporte que ofrece que ante cualquier problema o desencanto con el producto, un pescador que habla nuestro idioma te ofrece la solución o sustitución si fuera necesario.

Por otro lado tenemos las biwies, otra de sus obsesiones particulares por ofrecer un producto de alta calidad. Los últimos modelos que ha conseguido traer te ofrecen una calidad Aquatex (resistencia hidrostática de 10.000m, densidad 420d y completamente ignífugas) al alcance de muy pocas marcas inglesas y francesas. Eso sí, estamos hablando de que son tiendas de gama muy alta, con precios que superan los 500EUR. Estas tiendas podemos conseguirlas por menos de 400EUR en España, una tienda para toda la vida. No son Fox, Chub o Trakker que son marcas de conocido prestigio, pero vuelvo a preguntar, ¿realmente es un problema que sea española y se llame Specimen? Creedme, ninguno. Es más, orgullosos que creo debíamos de sentirnos porque alguien español se haya aventurado y hoy podamos contar con una marca excelente con productos de altísima calidad.

También habréis oído a hablar de la marca Koi. Es la segunda marca de Alberto destinada a pescadores que buscan una buena relación calidad precio y prefieren no desembolsar grandes cantidades en esta modalidad de pesca, que aunque no nos lo creamos, cada día se está convirtiendo en un deporte más caro (al menos eso dicen mis ahorros).

La otra marca: Vitalbaits

Nos faltaba algo. Teníamos una gran marca representada en las tiendas pero había un vacío importante que llenar: los cebos. Y así nace Vitalbaits, la primera y única marca española de fabricación de cebos, engodos, pellets, mixes, etc. La acogida fue excepcional, batió previsiones y hoy podemos decir que es una auténtica marca de referencia. Da gusto ver la banderita española en cada bolsa de boilies, resulta tan extraño que me fascina.

Como todo negocio, se empieza poco a poco, introduciendo sabores concretos y probándolos en diversas aguas. Los resultados empiezan a satisfacer y da pie a que su creador, el danés Nicky Heidin, apoyados por españoles como Miguel Ángel Martín, vayan introduciendo poco a poco nuevas gamas de sabores como el famoso Banana GLM o el Krillam recientemente. Estas bolas, como se suele decir cada vez más, han ofrecido extraordinarios resultados dentro y fuera de nuestras fronteras.

El precio de los productos es más que competitivo con el resto de marcas y los autores están trabajando constantemente en innovar su gama, donde pronto veremos la introducción de los primeros fluoro-popus. ¿Conseguirán éstos unos resultados equiparables al éxito de la gama fluoro de Mainline o Dynamite? Estoy convencido que horas de pruebas no les van a faltar en el agua.

Pero, no bastaba apostar comercialmente por una marca especializada en cebos sino que han dado un paso de gigante y han decidido adentrarse también, obviamente en paralelo con el desarrollo de cebos, en la fabricación de tackle (accesorios) y nylon para nuestras bobinas. Los resultados acaban de llegar y hemos de decir, comparando la tabla de precios, que han acertado pues obtenemos el mismo tackle que la competencia a un precio notablemente inferior y encima las tiendas obtienen mayor margen. Sinceramente, han hecho un trabajo brillante y de nuevo orgulloso de poder tener una marca española compitiendo con las grandes marcas de carpfishing.

Mi reflexión

Estas líneas que os dirijo sólo pretenden dar a conocer un poco más las marcas españolas pues cada día contamos con nuevos aficionados a esta modalidad de pesca y quizá desconozcan que el mercado “cuenta con nuestra presencia”. Ambas marcas están haciendo un gran trabajo para competir con grandes marcas de prestigio de nuestra pesca y es honorable, mereciendo como poco, unas líneas como éstas de agradecimiento. Sin apenas ruido, están consiguiendo acercarnos productos de una calidad notable a un precio muy competitivo.

Soy el primero que apuesta por “sobre gustos….boilies” y realmente lo bueno de que haya competencia nos beneficia a los pescadores, pues las marcas se esfuerzan en ofrecer lo mejor cada año. Esto lo vemos en las tiendas, que merecen por supuesto una mención aparte y que debemos darlas las gracias también ya que poquito a poco van cogiendo fuerza en el territorio y nos traen precisamente los productos que tanto demandamos.

Sólo puedo deciros, y así me despido, que los SEAT (marca española) funcionan muy bien, al menos el mío que lleva más de 220.000km y no se queja desde que lo saqué del concesionario. Existen marcas alemanas como Audi y Volskwagen, marcas de calidad indudable, pero SEAT tiene su corazón que es lo que da vida al coche y me permite ir de pesca que es lo que me gusta. Todas las opciones son buenas, podemos elegir, eso es lo que importa.


foro